Hace un par de años durante un show de CEDIA le pregunté a Paul Barton -el genio diseñador de PSB– ¿por qué había tan pocas bocinas amplificadas para el mercado Hi-Fi? “Las marcas de bocinas tienen miedo al cambio y se resisten; el HiFi y el High End están muy acostumbrados a los accesorios y componentes separados, pero yo soy firme creyente que el futuro serán las bocinas activas y autoamplificadas”, contestó.

audiopro-lv33whEjemplos de soberbios monitores activos sobran, marcas como Dynaudio, Focal, ATC, Adam, PMC o Meyer Sound son recurrentes entre ingenieros y productores que buscan un sonido de referencia en grabación, mezcla y mastering. Recordemos que los profesionales buscan la máxima resolución posible en las bocinas que usan dentro de los estudios. Necesitan un monitor que reproduzca el sonido “más fiel” (más parecido) a los instrumentos y voces que se están  reproduciendo dentro de una cabina. Aunque hay estudios que usan combinación de amplificadores externos con monitores pasivos (como Bowers & Wilkins), la gran mayoría emplean bocinas activas. De acuerdo a la distancia entre el ingeniero y las bocinas y basados en el tamaño del estudio, hay monitores de campo cercano, de campo lejano o intermedios -los más raros.

Esta década hemos visto la invasión de bocinas activas en el mercado de audio de “baja fidelidad”. Me refiero a las miles de cajas acústicas Bluetooth que son la delicia ante los oídos de los adolescentes. Aunque hay (habemos) un puñado de aficionados creemos que la música deberíamos escucharla en sistemas estéreo de dos canales, pero el mercado nos dice que a la gran mayoría de la gente le basta una bocina -de diversos tamaños- para satisfacer sus oídos. Tampoco podemos ir contra corriente.

dali-zensor5white_1Pero los avances en procesadores de señales digitales (DSP) y en amplificadores digitales han permitido posicionar mejores propuestas muchas de ellas con calidad excepcional y con sonido de altas credenciales.

¿Si los ingenieros y productores con orejas privilegiadas usan todo el tiempo monitores activos como su más importante herramienta de trabajo, entonces por qué los aficionados les “temen” tanto?

Aquí tenemos que señalar que gran parte de esta culpa se debe a los llamados expertos de la prensa especializada en HiFi. La idea que una compañía con gran expertise en el diseño de altavoces con ingenieros, maestros y doctores en electrónica, física, mecánica y acústica son incapaces de “empatar” un amplificador interno que cumpla con las especificaciones que se requieren para operar al máximo los drivers, los crossovers y los gabinetes es algo que no tiene sentido.

En realidad el asunto va más allá de esta creencia que un periodista tiene más capacidades que un diseñador para lograr la sinergia entre amplificador, bocinas y cables. Siendo claros, si un aficionado se decide por unas bocinas activas, ya no hay “espacio” para ir cambiando amplificadores o cables. La cadena de ventas se agota y es algo que no beneficia ni a las revistas especializadas ni a muchos fabricantes de amplificadores esotéricos.

audio-pro-living-lv3-bl-panMuchos expertos también acusan que “la calidad” de los amplificadores internos (la gran mayoría de ellos operando en el dominio digital) no es comparable a los súper amplificadores de ultra alto precio. Tal vez tengan cierta razón cuando hablamos del nicho del Ultra High End, pero hoy día hay bastantes ejemplos de monitores activos que podrían ensombrecer a muchas famosas combinaciones.

Hoy día, las bocinas activas están extremadamente bien diseñadas para aplicaciones que van de los sistemas de audio distribuido a cines en casa y a sistemas de música de alto desempeño. En Home Theaters, las bocinas activas se están convirtiendo en la mejor solución para sistemas que quieren esconder bocinas detrás de pantallas o telas, ya que las bocinas activas de grado profesional ofrecen una altísima salida de presión sonora lo que les permite traspasar sin problemas los obstáculos que podrían significar las rejillas o las pantallas perforadas.

yamaha_hs8_w_hs5_8_powered_studio_1027285Grimani Systems, Meridian Audio o Meyer Sound son ejemplos de altavoces activos de altísimo desempeño (quienes han escuchado las X10 de Meyer, ya no pueden vivir con unas cajas acústicas “normales” por más credenciales High End que presuman). ProAudio o JBL Synthesis fabrican bocinas pasivas pero obligadamente funcionan con sus propios amplificadores pues se han preocupado por integrar sus etapas de potencia pero sobre todo sus poderosos DSP que se encargan de la precisa ecualización y optimización acústica acorde al espacio donde han de instalarse.

¿Ecualización? Otro de los temas “bloqueados” en el HiFi. Ya hablaremos de ello, pero hoy día un ecualizador digital poco se parece a aquellos ecualizadores gráficos de 10 bandas que producían atrocidades.

Pero los monitores activas también pueden ser de bajo precio y excepcional desempeño. Basta que escuchen la nueva serie 3 de JBL (LSR305 o LSR308) para que se sorprendan de la calidad y el costo que resulta imbatible. ¿O qué tal unas PreSonus Eris E5 o unas Equator D5 con driver coaxial? Buscas algo bueno, bonito y barato, seguro encuentras algo en M-Audio, Audioengine, Vanatoo o las ubicuas KRK.

Ahora que si buscas algo de calidad inmaculada y estás dispuesto a invertir varios miles de dólares pueden pensar en unos Eve Audio SC3010 o en unos ATC SCM25A Pro.

Las opciones se multiplican incluso en marcas que son “nativas” en el audio HiFi. Accesibles en todo sentido podemos encontrar joyas como las Paradigm A2, las PSB Alpha PS1, las KEF X300A y muchas más. La cosa es buscarle.

klipshr-15pm_product_1bAdemás siempre hay opción de sumarle un subwoofer activo en el caso de necesitar “pegada” en los subgraves y para cubrir grandes espacios. Interesante resultan opciones de tango completo como las danesas Dali Zensor 5 AX o las suecas AudioPro Living LV33.

Hasta ahora he mencionado el término “activo” y no únicamente “bocinas amplificadas”; aunque parezcan sinónimos no son precisamente lo mismo. Una bocina “activa” internamente cuentan con crossovers electrónicos antes de los amplificadores y luego poseen etapas de potencia para cada driver e incluso poseen controles de respuesta “ante el cuarto” en cada caja. Los más avanzados poseen un procesador digital de señales. Las bocinas amplificadas o “powered” sólo poseen amplificación interna genérica, muy pocos emplean crossovers pasivos (a veces sólo un capacitor y una resistor) y no cuentan con controles de ecualización u optimización para el usuario. Así una bocina bluetooth es una caja amplificada o “powered”, pero no es una bocina activa.

Es un muy buen momento para las bocinas activas, tomando en cuenta que cada vez más gente tiene sistemas de música basados en bibliotecas digitales (computadoras y discos duros) o virtuales (streaming) y que estas novedosas cajas poseen múltiples conexiones análogas (RCA, XLR, TRS y ”) y digitales (XLR-AES, USB, coaxial, óptico), incluso WiFi y Bluetooth.

Sólo por poner un ejemplo las Klipsch R-15Pjbl_7series17e2c6a06be3M aceptan además señales directas de tornamesa; así que se convierten en unas verdaderas todo en uno.

Cada vez veremos más y más bocinas activas, no duden que marcas tradicionales de HiFi y High End pronto se subirán a esta tendencia. La tecnología digital ha mejorado muchísimo en amplificación y ni que decir en procesadores digitales. Vamos quitando el prejuicio que las bocinas activas son de baja calidad, estamos ante verdaderos sistemas que entusiasman a los oídos más críticos.

Related Posts