La La Land

¿Dos ganadoras al Oscar a Mejor Película en un mismo año? Tanto deseaba la Academia premiar a La La Land con su máximo galardón, a pesar de la relevancia social y artística de Moonlight, que precisamente eso parecía en la controversial entrega de las estatuillas. Sin embargo, las reglas lo prohíben, por lo que solamente Moonlight se pudo llevar el premio… será la historia la que juzgue que película sea más relevante.

Más allá de todos los premios (que fueron muchos) o las controversias, La La Land es una verdadera oda no solamente a Hollywood como industria, como ciudad, pero principalmente como ese lugar a donde los valientes que se atreven a soñar se aventuran para arriesgarlo todo. Y aunque sabemos que la tasa de fracaso es altísima, esta película bien podría ser un esfuerzo de reclutamiento. La primicia es sencilla: Mia Dolan (Emma Stone) es una aspirante a actriz que está a punto de darse por vencida cuando conoce a Sebastian Wilder (Ryan Gosling), un brillante pianista de jazz venido a menos, con la obsesión de abrir su propio bar de jazz. Aunque al principio se resisten, es inevitablemente que se enamoren, en especial cuando cada uno se convierte en motor de los sueños del otro.

La película es un musical en su máxima expresión, todo un homenaje a la Época de Oro de Hollywood, brillantemente bien producida y con impecable dirección por parte de Damien Chazelle (Whiplash) quien tras ganar el Oscar a Mejor Director cimienta su posición como el máximo talento emergente de Hollywood. Si bien la historia está llena de lugares comunes, la interesante música original, excelente edición y agradables actuaciones de los protagonistas la convierte en una buena pieza de entretenimiento con alma y definitivamente en una de las mejores películas para una cita.

Disponible en DVD, Bluray y Bluray 4K los cuales incluyen una buena cantidad de extras, entre los que destacan los mini-documentales sobre la producción de la película y el interesante comentario del director Damien Chazelle y el compositor Justin Hurwitz. La pista de audio en Dolby Atmos es una verdadera joya, ideal para convertir el home theater en una sala de conciertos.

Halt and Catch Fire

¿Qué pasaría si mezclas Mad Men con The Social Network? Como respuesta a esta primicia el canal AMC (responsable tanto de Mad Men como de Breaking Bad) lanzó esta serie, que si bien no ha alcanzado el éxito y fama de sus inspiraciones, sí que es una muestra de televisión inteligente y bien construida.

La serie se sitúa a principio de los ochentas, en el emergente mercado de las computadoras personales. Joe McMillan es un vendedor con una visión: la de crear una máquina realmente revolucionaria capaz de desplazar al gigante IBM del mercado que ellos mismos crearon. Para lograrlo, recluta la ayuda de Gordon Clark, un brillante pero disfuncional ingeniero y a Cameron Howe, una niña prodigio de la informática que parece salida de los Lost Boys de Peter Pan. Sus vidas se entrelazan en la persecución de un producto único, en una historia inspirada por el meteórico crecimiento de la empresa Compaq que si bien podría parecer totalmente ausente de glamour, la verdad es que encierra una historia fascinante a la par de las muy en boga biografías de los titanes del Silicon Valley.

Muy al estilo de Mad Men, la serie cuenta con un impecable diseño de producción que nos transporta a la década de los ochentas, con todo y sus adorables gadgets y cuestionables elecciones de moda. Los personajes son profundos, llenos de facetas y patologías que permiten generar un drama que va más allá de los simples hechos empresariales y se alimenta principalmente de su humanidad y sus defectos. A través de las tres la trama evoluciona, pasando del lanzamiento de la máquina en la primera temporada a servicios precursores del internet, el nacimiento de la ciberseguridad y más.

Aunque de inicio será de interés principalmente para geeks nostálgicos, la serie tiene la capacidad de trascender el interés de nicho gracias a sus interesantes y bien construidos personajes y las laberínticas situaciones en las que se encuentran, para convertirse en un drama bien logrado que merece una mayor exposición de la que ha obtenido.

Las temporadas 1 y 2 ya se encuentran disponibles en DVD/Bluray, mientras que la tercera se puede ver en servicios de streaming como Amazon Video. Aunque AMC ya anunció la producción de la cuarta y última temporada, aún no hay una fecha para su estreno.

Big Little Lies

No todo en HBO es Game of Thrones y para muestra está Big Little Lies, una miniserie basada en la novela homónima de Liane Moriarty. Como prueba del enorme poder de HBO, que sigue siendo no solo precursor de la época dorada de las series televisivas sino la casa a vencer, esta miniserie cuenta con verdadero talento de primera. Creada por David E. Kelly (Ally McBeal) y con los siete episodios dirigidos por Jean-Marc Vallée  (Dallas Buyers Club, nominada al Oscar a Mejor Película), Big Little Lies combina el enorme talento de un reparto salido de las salas de cine: Nicole Kidman, Reesse Witherspoon, Shailene Woodley, Laura Dern, Alexander Skarsgård, Zöe Kravitz y más.

Jane Chapman (Woodley) es una madre trabajadora que llega a la ciudad de Monterey, California en busca de una buena vida, atraída a la ciudad por la escuela pública del condado, que es una de las mejores del país dado la afluencia de la zona. Aunque ella no parece encajar entre las otras impecables madres, pronto se hace amiga de Madeline (Witherspoon), quien la toma bajo su tutela. Todo va bien hasta que Ziggy, el retraído hijo de Jane, es acusado de lastimar a Amabella, hija de Renata Klein, una poderosa ejecutiva (una especie de canalización de Marissa Mayer de Yahoo por parte de Laura Dern). Esto desata una serie de rivalidades y enfrentamientos que ponen de cabeza al apacible pueblo donde aparentemente nunca pasa nada, desencadenando en la tragedia.

Si bien la serie se ha convertido en el vehículo perfecto para lograr un buen desarrollo de personajes y llevar una adecuadamente una novela a la pantalla, éste es un gran ejemplo de cómo lograrlo, resultando en una combinación de drama y humor negro con profundos toques sicológicos. Sin tener que cubrir siete temporadas para convertirse en un clásico, Big Little Lies es un gran representante de la época de oro de la televisión norteamericana, que seguramente estará presente en la próxima entrega de los Globos de Oro. Disponible on-demand en HBO Go, lo que hace que valga la pena la espera para el estreno de esa otra serie de HBO.

 

Related Posts