instalando-home-theater-2

 

Para quienes gustan del futbol de nivel Premium, hay pocas experiencias más placenteras que reunirse con los amigos para ver un buen partido de la Liga Europea en una pantalla de por lo menos 100” y, por supuesto, en alta resolución.

Ejemplo perfecto de esto lo es Sala Veracruz (Home:TECH Magazine, mayo 2013), en torno a la cual su propietario reúne a los amigos para ver partidos de la UEFA en una enorme pantalla de 150”. Otro deporte que luce espectacular en una sala de cine de este nivel, es la Fórmula 1. Afortunadamente para los aficionados al deporte automotor, sus transmisiones de altísimo nivel técnico están incluidas en los principales sistemas de cable HD en nuestro país. La Fórmula 1 es una empresa con enormes recursos financieros y tecnológicos, por lo que todos sus circuitos cuentan con la más alta tecnología disponible en video y ésta permite desplegar cientos de cámaras (en las mismas monoplazas, cascos, pista y pits) capaces de mostrar, por ejemplo, detalles tan precisos como el desgaste prematuro de una llanta o por ejemplo, accidentes como el que sufrió recientemente Fernando Alonso. El recuerdo de Alonso saliendo de entre los fierros retorcidos de su monoplaza me dejó completamente helado. Esta capacidad de las pantallas de gran tamaño para emocionar al espectador y permitirle “meterse de lleno” en el programa elegido, difícilmente la alcanzará en una pantalla plana de 50”, por más sofisticada que ésta sea. Y ni hablar de la experiencia del visionado cinematográfico que proporciona un video proyector (VP).

En tiempos en que se puede adquirir un VP para Home Theater (HT), con una resolución de 1080p desde los 800 dólares (en USA), ¿por qué las salas de HT no se han multiplicado en nuestro país? Para salir de las dudas pregunté a varios amigos que gustan del cine y los deportes y, en general, existe un gran desconocimiento sobre el tema, en especial sobre los proyectores. La mayoría ni siquiera sabe que existen proyectores para cine y proyectores para multimedia. Por lo general, han visto proyectores multimedia en sus empresas, en salas sin control de iluminación por lo que asocian al VP con imágenes deslavadas y poco definidas. Los video proyectores actuales diseñados para HT, son capaces de generar imágenes de alto contraste, una soberbia definición y colores tan naturales como exacta sea su calibración. Incluso es posible generar el color negro y su escala de grises.

Aunque evidentemente es cómodo contratar a una empresa especializada en el diseño y puesta a punto de salas de HT, hoy la web es una fuente inagotable de información y herramientas, de manera que una sala dedicada de audio y video es un proyecto viable para ser realizado por usted mismo siguiendo unas cuantas recomendaciones:

  1. Defina un presupuesto A grosso modo, puede encontrar un buen VP de 1080p de 800 a 1500 dólares, un receptor multicanal con decodificación Dolby Atmos de 600 a 1200 dólares y, dependiendo de su oído, hay sets de bocinas desde los 1,000 dólares. Intencionalmente dejé fuera el costo de sistemas de cable en HD así como lectores de Blu-Ray debido a que consideré que son equipos que ya están en nuestras casas. Recuerde que su meta es encontrar equilibrio en sus adquisiciones.
  2. Entendiendo el HT actualDebe definir lo que desea en función al tamaño de su sala y presupuesto. No se puede pensar en un sistema de 9 canales para una habitación de 12 metros cuadrados, ni un sistema 5.1 para una sala de 50 metros. Aunque aún hay poco material interesante con audio codificado en Dolby Atmos, es innegable que el nuevo formato es ya el estándar a seguir por lo que es recomendable elegir un receptor multicanal que lo incluya. Si de momento no desea incluir bocinas en el techo de su sala, al menos considere los ductos por si en el futuro cambia de opinión.

Leer más sobre este artículo. . .

Related Posts