sesionesht2Northern soul. The film soundtrack

Harmless, 2014

Elaine Constantine es la responsable de la película Northern soul, un viaje trepidante por la isla británica a mediados de los años setenta del siglo pasado, un descenso al mundo de la desilusión y la decadencia bajo la óptica de dos jóvenes de alma negra que de pronto dejan atrás el hastío al  enamorarse de la música soul estadounidense. Matt y John son sus nombres, una pareja que traga pastillas y baila como desquiciada, madrugada tras madrugada, infectando con música a sus entumidos paisanos. Y vaya calidad de sonidos los que hacen que aquel par accione sus piernas; himnos de la pista de baile que en este empaque se encuentran distribuidos en dos discos rebosantes de temas francamente salvajes, para bailar sin descanso. Además, se adhiere un DVD que aloja entrevistas con la directora del filme y con Richard Searling, alguna vez DJ del Wigan Casino, sitio esencial para comprender los modos de acción de los de alma norteña.

Johann Sebastian Bach

Complete works

sesionesht4Hanssler Classic, 2016

¿Se imaginan a un jovencísimo Bach frente a su clavicordio, practicando con sus diminutas manos mientras su hermano supervisaba la acción?, ¿quién podría imaginar entonces que de las muchas actividades que el chico llevaba a cabo –clases de francés, griego, italiano y latín, por ejemplo- serían las relacionadas con la música las que lo llevarían a convertirse no sólo en el tótem de la música barroca, sino uno de los más grandes compositores de la historia de la humanidad? Hoy día los restos del alemán descansan en la iglesia de Santo Tomás, donde miles de devotos acuden para rendirle una oración; sin embargo usted, amable lector, no necesita tomar un avión para terminar hincándose tan lejos, nada más hágase de esta “cajita” con ¡172 discos compactos! Escuche entonces, indague a fondo en la obra del nacido en Eisenach. Conmisérese de sí mismo, dese un respiro gratificante.

Los Tressesionesht3

La espada y la pared

Sony, 2016

Originalmente puesto a la venta hace 21 años, éste álbum, el tercero del conjunto Los Tres, significó un antes y un después en la historia de la música chilena debido a la destreza con la que el entonces cuarteto unificó sus múltiples influencias para así crear un estilo único. Jazz, bolero, tango, folclore sureño, funk, blues y hard rock se unen en trece composiciones que hoy se presentan de nueva cuenta en formato de vinil. El ejercicio forma parte de toda una camada de discos que verá la luz en giros a 33 ½ RPM, álbumes clásicos para la historia de la música latinoamericana que, ya en el revalorado formato de color negro, serán descubiertos por una generación que ha aprendido a escuchar sin tocar, a estremecerse sin acariciar. Esta joya de los sureños contiene canciones como “Me rompió el corazón”,  “Te desheredo” y las ya clásicas “La espada y la pared”, “Tírate” y “Déjate caer”.

60´s flower power. The definitive collection

Greatest Ever, 2016sesionesht6

Fue una época pletórica, desbordante, apenas contenida no por un marco dorado, sino por uno constituido por flores de todos los colores y aromas. Uno de los puntos más altos en la historia de la música pop, sin duda, lo ocurrido durante la segunda mitad de los años sesenta. Y aquí tenemos tres platos con esa clase de jugo, sumo espeso, ácido y fortificante, para desayunar pura vitamina y luego de ahí extraviarse entre el smog y la aburrida cotidianeidad. Los nombres de los firmantes merecen marquesina de primera: The Lovin´ Spoonful, Procol Harum, The Velvet Underground, Scott Mckenzie, Marmalade, The Byrds, Love, The Beach Boys y muchos más. Para sacar los pantalones de pata de elefante, el chaleco con barbitas y los huaraches con suela de llanta; alaciarse el pelo, quemar un incienso y con la V en las manos salir al parque a escupir burbujas al aire.

sesioneshtThe Prodigy

The day is my enemy

Casete, 2015

No siempre sale el sol. En ocasiones, nubarrones espesos cubren la bóveda celeste y no hay sonrisa sobre la faz de la tierra que consiga que uno encuentre un halo de esperanza. Así las cosas; no siempre se puede ser optimista. Bajo estas circunstancias, la opción es canalizar efectivamente la frustración que se acumula bajo la piel. Y bueno, como a veces no basta con una bonita tonada para aplacar el mal humor, lo mejor es acercarse a tonalidades duras con tal de diluir el hartazgo. La nueva producción del combo inglés de The Prodigy funciona de maravilla para dichos fines; esas voces procesadas por una máquina oxidada, esos ritmos abortados por una bestia eléctrica y esas melodías desgarbadas, urgidas, consuelan hasta al más triste. “Invisible sun”, “The day is my enemy”; ejemplos claros de lo antes escrito.

Andrés Calamaro

sesionesht5Romaphonic sessions

Warner / Gasa / Grabaciones Encontradas, 2016

Bohemio sin medida, Andrés Calamaro parece pertenecer a otra época y a otro espacio. Pese a que el rock lo acogió desde temprana edad, por sus venas anda el espíritu del tango, del bolero, de la ranchera y del blues. Vaya, que el tipo sabe de la canción que hiere porque apunta directo a las entrañas, porque no perdona y siempre, siempre deja aniquilado al escucha. Aquí, la voz del argentino (alguna vez miembro de Los Abuelos de la Nada y Los Rodríguez) se acompaña únicamente del piano de Germán Wiedemer para interpretar una decena de composiciones donde lo mismo pasan lista temas firmados por él mismo (hondas versiones de “Los aviones” y “Paloma”, por ejemplo) que otros pertenecientes a personajes del tamaño de Gardel (“Soledad”), Piazzola (“Milonga del trovador”) o Nebbia (“Nueva zamba para mi tierra”). ¿Sobra decir que este plato va de maravilla acompañado de una copa de vino tinto?

Related Posts