Durante muchos años tuve unos audífonos Bose con los que estaba más que satisfecho. La verdad los ocupaba poco, más bien sólo durante viajes en avión y en autobús. Luego he tenido algunos in-ears de Monster y de Sennheiser, los cuales a pesar de sonar bien, nunca les tuve el aprecio que tenía por mis viejos Bose. Tengo las orejas grandes y el canal auditivo pequeño, por lo que la elección de unos audífonos siempre me ha resultado complicado. La gran mayoría de los in-ears acaban molestándome al pasar unos pocos minutos, los audífonos circumaurales suelen ser incómodos también, así que mi opción acaban siendo los supraurales.

Por otro lado, queramos o no, la tendencia de los smartphones es eliminar el jack analógico, cosa que inició el iPhone 7 y que ahora han replicado más y más marcas. Los cables están condenados a la extinción.


Es así como he probado algunos audífonos inalámbricos que puedan embonar con mis oídos. Digámoslo claro, si el audio con altavoces en sistemas estéreo tiene mucho que ver con gustos y experiencias, en el tema de audífonos, esto se extrapola subjetivamente. Así, los audífonos que a alguien le acomodan, a otros podrían no gustarle. Mientras que la calidad de sonido podría ser tema de discusión y debate, pues cada oreja es un mundo.

Desde que Bowers & Wilkins lanzó al mercado sus audífonos “convencionales” (cableados), los ingleses demostraron que podían fabricar transductores capaces de competir en calidad de sonido con nombres de gran herencia como Sennheiser, Audio Technica o Bose. Bowers & Wilkins aprovechó su experiencia en el campo de la acústica y diseño industrial para conformar audífonos de nivel HiFi sin concesiones. Primero los P5, luego los P3, los P7 y los P9 que ahora son la nueva referencia de la firma.

Pronto agregó sus versiones inalámbricas que aprovechan Bluetooth como medio de conexión dejando intacto el diseño que les ha valido numerosos premios.

Hace algún tiempo llegaron a mis orejas los P5 Wireless y desde entonces se han convertido en mis audífonos favoritos para escucharlos diario. Resultan comodísimos, ultra confiables y con un sonido que rebasa mis expectativas. Se venden en México en las tiendas Bugavi a un precio de 8800 pesos (un costo muy competitivo al precio internacional de 399 dólares).

Los P5 Wireless combinan una estructura de aluminio, orejeras de espuma con memoria, recubrimiento de piel natural de oveja y las distintivas almohadillas rectangulares que apenas descansan sobre el contorno de la oreja. Pueden operar de manera cableada o sin cables gracias a la conexión Bluetooth y a los protocolos de transmisión SBC (Low Complexity Subband Coding) y al más nuevo aptX que promete calidad cercana al CD.

Leer más sobre este artículo…

Related Posts