Cada vez son más los dispositivos que tenemos conectados a nuestras redes domésticas y es bien sabido que entre más equipos se conecten a una red, ésta más lenta se hará. Muchas veces, por este desconocimiento, no tenemos el rendimiento esperado de un dispositivo, al ignorar que el problema viene de una red congestionada y no del aquel en sí. En este artículo veremos los requerimientos mínimos que debemos contemplar para tener en nuestros hogares una infraestructura de red competente y hacer frente a las necesidades actuales de velocidad y ancho de banda requeridos para que la experiencia de usuario no se vea afectada cuando usamos servicios de “streaming”, ya sea de audio o video.

Componentes básicos de una red

Es bien sabido que los modems/routers que nos proveen las compañías que ofrecen servicios de internet en nuestro país son muy básicos (léase baratos) y por ende su rendimiento no es el mejor. Esto es independiente de la velocidad de internet que tengamos contratada, que dicho sea de paso en la realidad casi siempre resulta menor a lo que contratamos.

Estos módems/routers básicos, además son “todo en uno”, pues ofrecen el acceso a internet y funciones de ruteo, puntos de acceso inalámbricos y switches, que son los componentes básicos de una red como veremos a continuación:

Ruteador

Un ruteador (router en inglés) es un dispositivo de red que permite el enrutamiento de paquetes entre redes independientes, casi siempre entre una red local (LAN) e internet, u otro tipo de WAN (Wide Area Network). En la red local se conectan nuestros dispositivos como laptops, receptores AV, TV’s, consolas de videojuegos, reproductores de Blu-Ray, etcétera. Este enrutamiento se realiza de acuerdo a un conjunto de reglas que forman la tabla de enrutamiento. El ruteador es un dispositivo que opera en la capa 3 (Red) del modelo OSI y no debe ser confundido con un conmutador o switch (capa 2).

Switch

Un conmutador o switch es un dispositivo de propósito especial diseñado para resolver problemas de rendimiento en la red, debido a anchos de banda pequeños y embotellamientos. El switch puede agregar mayor ancho de banda, acelerar la salida de paquetes, reducir tiempo de espera y bajar el costo por puerto. Opera en la capa de enlace de datos (capa 2) del modelo OSI.

Punto de acceso inalámbrico

Un punto de acceso inalámbrico (en inglés: Wireless Access Point, conocido por las siglas WAP o AP), es un dispositivo de red que interconecta equipos de comunicación inalámbricos, para formar una red local inalámbrica (Wireless LAN, WLAN), que interconecta dispositivos móviles o tarjetas de red inalámbricas. El Access Point difunde un SSID (Service Set Identifier), el cuál es un “nombre de red” que se puede visualizar desde los dispositivos inalámbricos y permite ser una puerta de entrada a la red local, simplemente autorizando las peticiones de los dispositivos inalámbricos solicitándoles una contraseña correcta.

Lo que tú necesitas

Hay ciertas características especiales que debemos buscar a la hora de escoger los dispositivos de red que van a reemplazar al módem/router de la compañía que nos da el servicio de internet.  Para empezar, necesitamos saber si lo que necesitamos es un dispositivo “todo en uno” pero de mejor calidad o si vamos a necesitar de los dispositivos listados arriba por separado.

Si tenemos problemas de cobertura inalámbrica en nuestra casa, lo mejor es distribuir la señal con varios Access Points ubicados estratégicamente para lograr una cobertura uniforme en toda la casa o en las zonas donde necesitamos tener señal WiFi. Esto probablemente implicará también usar un switch para tener más puertos disponibles en caso de que vayamos a conectar más dispositivos de forma cableada, como cámaras de seguridad, sistemas de música, equipos de audio y video,  dispositivos de automatización, etcétera.

Si el número total de dispositivos de nuestra red es grande y tenemos el uso simultáneo de varios dispositivos consumiendo video, un ruteador de grado empresarial que sea capaz de manejar 1 millón de paquetes por segundo o más nos asegurará de no tener congestión en nuestra red.

Cuando el número de dispositivos inalámbricos conectados a la red simultáneamente es grande (más de 20), el uso de las nuevas tecnologías en Access Points como la MU-MIMO es muy deseable. Actualmente, la mayoría de los routers sólo se comunican de forma simultánea con un único dispositivo. Con estos routers de usuario único (SU-MIMO) cada dispositivo espera su turno para enviar y recibir datos de internet. Cuando un nuevo dispositivo se conecta, se mete en una fila y el tiempo de espera aumenta un poco más. La nueva tecnología MU-MIMO de múltiple entrada, múltiple salida para múltiples usuarios (AC de nueva generación o AC Wave 2) permite a un router Wi-Fi comunicarse con múltiples dispositivos de forma simultánea. Esto reduce el tiempo de espera de los dispositivos conectados para recibir la señal inalámbrica e incrementa significativamente la velocidad de su red. Si consideramos que un hogar ordinario tiene como mínimo ocho dispositivos que compiten continuamente entre sí por la mayor porción posible del ancho de banda MU-MIMO mejorará de forma exponencial su experiencia Wi-Fi.

Para los usuarios de redes Wi-Fi domésticas, las interrupciones en la reproducción de video y los tiempos de carga constantes pueden constituir un verdadero dolor de cabeza para disfrutar de una buena experiencia. Los routers Wi-Fi que operan sobre estándares antiguos como Wireless-A, B, G y N no admiten MU-MIMO. La compatibilidad con esta tecnología sólo se incluye en los routers Wireless-AC más modernos. Su apuesta más segura es la de buscar un router que de forma explícita indique que es compatible con MU-MIMO, AC de nueva generación o AC Wave 2.

Para un mejor rendimiento en 4K

Con una resolución de 3840 x 2160 pixeles, la calidad y nitidez que ofrece el 4K son inigualables. Sin embargo, al cuadriplicar la densidad de pixeles de la resolución FullHD estándar (1080p), lógicamente este mayor detalle conlleva también más datos y los servicios de streaming requieren de mucho más ancho de banda para poder transmitir películas o series de televisión sin que los tiempos de carga arruinen la experiencia. Para que la reproducción por streaming funcione de forma fluida necesitará una conexión de banda ancha apropiada entre el ISP (proveedor de servicios de internet) y el router.

Netflix en su portal de internet recomienda las siguientes velocidades de conexión a internet:

  •   3 megabits por segundo: velocidad recomendada para calidad SD.
  •   5 megabits por segundo: velocidad recomendada para calidad HD.
  •   25 megabits por segundo: velocidad recomendada para calidad Ultra HD.

La señal Wi-Fi viaja en distintas frecuencias denominadas bandas de radio; los routers antiguos sólo canalizan los datos en una única banda. Actualmente los routers de doble banda utilizan dos bandas (frecuencias de 2,4 y 5 GHz) y los routers de triple banda añaden una tercera banda de funcionamiento (otra banda adicional de 5 GHz).

En la banda de frecuencia de 2,4 GHz cada dispositivo cercano compite para conseguir una porción del ancho de banda: routers en la inmediaciones, dispositivos Bluetooth, electrodomésticos e incluso los monitores de bebé. Es un verdadero atasco de datos. Las frecuencias de 5 GHz ofrecen una transmisión de datos mucho más rápida que su homónima de 2,4 GHz. Cada frecuencia de 5 GHz cuenta con 23 canales independientes, en contraste con los 3 que tienen las de 2,4 GHz. 4K necesita el canal de 5GHz.

Conclusión

Para aquellos usuarios de redes Wi-Fi de uso moderado los routers de doble banda suponen una buena alternativa, incluso para reproducción por streaming de contenido 4K. Pero si tiene varios compañeros de piso o una familia con muchos miembros, especialmente si hablamos de personas jóvenes que viven siempre conectados a internet con sus smartphones, los dispositivos de triple banda ayudan a garantizar que ningún usuario de la Wi-Fi sufra degradación alguna en el rendimiento cuando otros usuarios se conectan a la red. Si además tiene un número grande de dispositivos conectados permanentemente a su red (sistemas de cine en casa, varias televisiones, SONOS, cámaras IP, sistemas de domótica, etcétera), la inversión en una infraestructura de red adecuada le permitirá sacar el mayor provecho a estos sistemas sin sacrificar la experiencia de usuario.

Related Posts