Sonos anuncia el lanzamiento de PLAYBASE, la más reciente adición a su sistema inalámbrico de sonido multi-habitación y, a la vez, el nuevo miembro de su línea de altavoces para aplicación de cine en casa. El concepto del Sonos PLAYBASE surge de un dato contundente: en los hogares, hasta el 70% de los televisores se instalan sobre algún tipo de mueble, y no montados a la pared. El PLAYBASE es un altavoz delgado, pero muy potente, que se coloca discretamente debajo del televisor. Disponible en colores blanco o negro, el equipo estará disponible a nivel mundial en el próximo mes de abril, por un precio de $18,499.00 pesos mexicanos.

Sonos desarrolló el PLAYBASE desde cero, con procesos de fabricación y materiales únicos que cumplen con el nivel de calidad que distingue a la compañía, incluyendo un complejo proceso de moldeo por inserción y un material exterior de policarbonato de vidrio creado a la medida, listo para mantener la vibración al mínimo y soportar el peso de un televisor por muchos años.

Diseñado para televisores que no están montados en la pared, el PLAYBASE se controla con facilidad y se configura con sólo dos cables (óptico y de corriente). Su sonido se expande a otras habitaciones cuando está conectado de forma inalámbrica al sistema residencial de sonido Sonos, y es, tanto un altavoz para el televisor, como uno para gozar de la música, con acceso a más de 80 servicios de música en línea. Más adelante, durante este año, y al igual que cualquier otro altavoz Sonos, el PLAYBASE podrá controlarse por comandos de voz y mediante cualquier dispositivo compatible con Alexa de Amazon. El nuevo PLAYBASE y el ya conocido PLAYBAR representan la oferta Sonos para complementar el desempeño de su televisor, y ahora el usuario podrá elegir la opción de su preferencia, de acuerdo a la que mejor se adapte al montaje en su habitación.

Diseñados a la medida, los diez drivers del PLAYBASE cuentan con amplificadores dedicados – seis medios, tres tweeters y un woofer – todos controlados vía software para gestionar con fidelidad el sonido procedente de cada transductor. El resultado de este notable equilibrio entre hardware y software, es un entorno sonoro mucho más amplio que el propio altavoz.

Espera los detalles de la fabricación y orígenes del equipo en el artículo central de la edición de abril 2017.

Related Posts