Como consumidores Hi-Fi, tenemos cierta idea de lo que podemos adquirir cuando pensamos en la compra de un teatro en casa; así, procuramos asistir a los pisos de ventas recorriendo todos los pasillos y cada una de las cabinas relacionadas con sistemas home teather y, aunque la variedad de equipos disponibles es abrumadora, la idea principal en nuestras mentes permanece constante y se impone ante todo: deseamos hacer valer casa peso de nuestra inversión.

Identifiquemos entonces que los equipos de Boston Acoustics y Onkyo presentados a continuación no pretenden buscar ni llegar a los más elevados y exigentes estándares para la adquisición de un teatro en casa; sin embargo, si habrá un enfoque excepcional en funcionalidad, versatilidad y características, teniendo como objetivo principal encontrar un sistema balanceado cuyo valor se justifique en cada elemento.

Altavoces frontales, CS260 II (FL y FR).

Los altavoces frontales de nuestro sistema deben estar preparados para generar un rango completo de frecuencias que alcancen a extenderse en una sala de tamaño mediano. Es  importante considerar altavoces de torre pues además de generar graves más generosos que un sistema de repisa, también extienden el audio con un alcance ligeramente mayor. Así, cada altavoz CS260II de Boston, tiene un par de woofers hechos de polímero reforzado con grafito montados en un gabinete cuya construcción interna es capaz de entonar las bajas frecuencias mediante un ducto de gran tamaño, entonado y ubicado de manera estratégica en la parte posterior del gabinete. Como es normal, ambos woofers se encargan de generar el espectro audible medio-bajo, dejando las altas frecuencias (a partir de 2,800Hz) a cargo de un tweeter patentado Kortec de domo suave cuyo tamaño de 1 pulgada es suficiente para entregar sonidos agudos con calidad y detalle.

Altavoces surround, CS26 II (SL y SR).

Musicalmente hablando, los altavoces frontales de nuestro sistema juegan el papel más importante en la reproducción, creación y precisión de la imagen estéreo. Pero cuando se trata de un cine en casa, son los altavoces surround los elementos que dan vida al legendario sonido envolvente. Y si bien se pueden colocar altavoces de torre en la parte posterior de nuestro sillón y utilizarlos como surround, para mucha gente esto resultaría un desperdicio y tiene cierto sentido: muchas veces no es necesario tener altavoces tan preparados que en términos generales sólo reproducirán algunos efectos de sonido. Es por ello que los altavoces en formato bookshelf (de repisa) suelen ser comunes como canales surround y Boston Acoustics pone al alcance el modelo CS26 II que son un excelente complemento para agregar surround a nuestro sistema. Al igual que las torres frontales, los CS26 tienen un fino recubrimiento de grafito en el woofer y el mismo tweeter Kortec implementado en las torres CS260 II; lo cual garantiza una reproducción de sonido muy completa que puede ir desde sonidos graves (52Hz) hasta sonidos agudos aún por encima de los 20kHz.

Canal Central, CS225C II

Sin duda alguna, durante la proyección de una película el canal central tiene entre el sesenta y ochenta por ciento de protagonismo. Es fácil determinarlo porque al canal central se dirigen la mayoría de los diálogos y estos tienen más presencia que cualquier otro sonido grabado en una película. Una característica notable en un canal central es su construcción en formato horizontal y esto se debe principalmente a la intención de extender su sonido por toda la habitación con ayuda de una distribución horizontal en sus drivers y no vertical, como comúnmente es visto en altavoces de torre. El canal central de Boston, el CS225C II conserva los mismos materiales de fabricación que los bookshelf analizados previamente, sin embargo, posee 2 woofers y un tweeter con los que está preparado para entregar una respuesta en frecuencias que va de 80Hz a 25kHz; suficientes para generar desde diálogos claros y limpios, hasta aquellos efectos de sonido que pudieran surgir en cualquier momento.

Boston+Onkyo

El receptor: Onkyo TX-NR656

El sistema de altavoces puede ejemplificarse como un conjunto de personas esperando instrucciones del capataz. Tales instrucciones deben ser claras, específicas y constantes. Por el contrario, si el capataz no logra coordinar instrucciones y no entrega información clara ni oportuna, las personas que obedecen sólo podrán crear caos y desastre. De esta manera vamos a tomar como capataz un receptor Onkyo TX-NR656 que sólo por comenzar, es compatible con todos los formatos de audio (Hi-Res, Dolby Atmos, DTS:X) y video (4H HDR, BT.2020, HDMI2.0) de última generación, con lo que tendremos compatibilidad no sólo con nuestros altavoces, sino también con el resto de equipos AV que tengamos en casa, incluso si estos son de última generación.

Subwoofer, CS Sub 10 II

Las películas y la música son audibles sin necesidad de utilizar un subwoofer. Pero seamos honestos: nos gusta realzar e incluso sentir un poco los sonidos graves grabados en nuestros contenidos favoritos. Incluso cuando existe una explosión dentro de una película, el subwoofer cambia por completo la experiencia de audición, dándole vida y realismo a la escena, al mismo tiempo que nos hace sentir realmente cerca del peligro. Con 100W RMS de potencia, un altavoz de 10”, gabinete ventilado y el patentado sistema BassTrac de Boston, que reduce la distorsión, este subwoofer activo logra entregar bajos profundos, impactantes y perfectamente ajustables para convivir sanamente con los el resto de altavoces.

El receptor: Onkyo TX-NR656

El sistema de altavoces puede ejemplificarse como un conjunto de personas esperando instrucciones del capataz. Tales instrucciones deben ser claras, específicas y constantes. Por el contrario, si el capataz no logra coordinar instrucciones y no entrega información clara ni oportuna, las personas que obedecen sólo podrán crear caos y desastre. De esta manera vamos a tomar como capataz un receptor Onkyo TX-NR656 que sólo por comenzar, es compatible con todos los formatos de audio (Hi-Res, Dolby Atmos, DTS:X) y video (4H HDR, BT.2020, HDMI2.0) de última generación, con lo que tendremos compatibilidad no sólo con nuestros altavoces, sino también con el resto de equipos AV que tengamos en casa, incluso si estos son de última generación.

Pero hablando de funcionalidad y versatilidad, el NR656 puede conectarse a internet para disfrutar de múltiples servicios de música en línea tales como Tune In, Deezer, Tidal o Spotify; o bien, una vez conectado a la red de casa y descargando la aplicación gratuita Onkyo Controller en un smartphone/tablet, es posible controlar todas las funciones del sistema desde nuestro dispositivo móvil favorito, con una interfaz clara, amigable y asombrosamente fácil de utilizar. Ahora bien, si lo que queremos es emitir el audio desde nuestro dispositivo iOS mediante Wi-Fi hacia el receptor; la conectividad AirPlay del NR656 lo hace muy fácil y accesible a tan sólo unos cuantos toques en la pantalla de nuestro iOS.

Por otra parte, este receptor Onkyo tiene la capacidad de amplificar hasta 7.2 canales (100w/ch 8Ω) que pueden distribuirse como un sistema envolvente, o bien establecer una configuración inmersiva/multidimensional de 5.2.2 canales, coordinados mediante las revolucionarias grabaciones basadas en objetos de Dolby Atmos y DTS:X; formatos que por supuesto son compatibles con nuestro TX-NR656. Otras opciones de configuración se presentan gracias al sistema multizona que incorpora el receptor; siendo posible asignar también un sistema 5.2 canales en la habitación principal mientras que otro par de altavoces en zona 2 emiten audio que se amplifica desde otras fuentes distintas conectadas al mismo receptor.

¿Qué tenemos en suma?

Un sistema de altavoces 5.1 canales: Creados por el especialista americano de altavoces Boston Acoustics.

Un receptor AV multicanal: Que coordina y amplifica bajo el respaldo de un gigante con más de 70 años de experiencia.

El resultado: Una propuesta de gran valor que sin duda vale la pena considerar. HT

Related Posts