¿Te has detenido a pensar qué lugar ocupa el plástico en tu vida? Aprovechando la temporada en la cual todos nos fijamos metas con la firme convicción de cumplirlas al pie de la letra; sumaría a las ya enlistadas, una más por el bien de cada uno y del planeta: eliminar en un cincuenta por ciento el uso del plástico en nuestra cotidianeidad. Y es que, si bien resulta imposible hoy día vivir sin el material que ha revolucionado el siglo pasado y continua siendo protagonista del actual, es importante hacer conciencia que a largo plazo el uso excesivo del mismo puede aportar efectos muy negativos a nuestra salud.

 

Basta imaginar el lapso de una semana, ¿en dónde lo encuentras y cómo lo utilizas? Te doy unas ideas. En cualquier contenedor ya sea de champú, jabón de manos, crema para el cuerpo, pasta de dientes, medicinas, detergentes, maquillajes, comida, bebidas y hasta juguetes. Si a esto le sumamos el hecho de ser el consentido de la mayoría para calentar los alimentos en el microondas, y ser el envase de nuestro líquido diario, podríamos asegurar que en más del cincuenta por ciento del día, lo tenemos como compañero fiel.

La Organización Mundial de la Salud y el Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (UNEP por sus siglas en inglés) han declarado conjuntamente que la disrupción endocrina (uno de los efectos del plástico) es una crisis global. Muchos aditivos del plástico son peligrosos para la salud aún en muy bajas dosis. Entre ellos destacan los bisfenoles, los ftalatos (compuesto químico añadido al plástico para aumentar su flexibilidad), el cloruro de vinilo, el estireno, los retardadores de llama y los metales pesados. Algunos de estos tóxicos son disruptores endocrinos, esto significa que imitan el comportamiento de las hormonas, incluso si fueran concentraciones muy pequeñas pueden producir mutaciones graves a nivel celular en ambos sexos, siendo por tanto, los fetos y los niños de corta edad los más sensibles a la disrupción endocrina.

Microondas + Plástico = PELIGRO

En el ámbito de los alimentos hay algunas sugerencias que los científicos promueven y que pueden evitar que los alimentos entren en contacto con el plástico, con especial referencia a la tipología de dicho material del cual pueden desprenderse moléculas a las sustancias contenidas en las bebidas o alimentos que contienen. Es notable la fama negativa del bisfenol A, también conocido como BPA, el cual es una endocrina interferente que se transmite fácilmente del envase a su contenido alimenticio, con particular referencia a los líquidos. El BPA es un componente químico que podría comprometer el correcto funcionamiento de nuestro sistema hormonal, causar daño al feto e incluso, infertilidad. Se puede utilizar para la producción de envases y botellas de plástico, así como para recipientes de estaño utilizados por la industria alimentaria, especialmente si hay un recubrimiento de plástico dentro de ellos. Así es que, si tienes duda en que algún alimento pueda contener BPA, el consumo del mismo se recomienda eliminarlo.

Por otro lado, es sabido que el plástico tiende a liberar las propias sustancias cuando se encuentra en contacto con alimentos grasos y en presencia de calor. Ten cuidado, por lo tanto, de no almacenar en lugares excesivamente calientes, grasas que están dentro de un recipiente plastificado. De igual manera, debemos prestar mucha atención a los alimentos confeccionados ​​que se puedan introducir directamente en el microondas; las sustancias contenidas en el mismo, incluidos los adhesivos, podrían migrar de un organismo a otro, especialmente en el caso del PET. Según un estudio realizado por la FDA en 1988, hay ciertos componentes de embalaje adecuados para su incorporación al microondas los cuales, han demostrado que pueden migrar a alimentos calientes, liberando bajos niveles del carcinógeno marcado con benceno.

En cuanto al uso de platos y recipientes de plástico en la cocina, en caso que no se pueda prescindir de ellos, al menos es aconsejable evitar el contacto con alimentos calientes, justo porque el calor tiende a favorecer el paso de las sustancias, como anteriormente se mencionó. Lo más recomendable sería sustituir los recipientes de plástico por alguna alternativa de vidrio. Por ejemplo, los termos tanto de café como de agua podrían reemplazarse por contenedores de acero o virio. Y claro, tener presente al comprar alimentos, que como los componentes de los envases de plástico pueden migrar a los alimentos, especialmente si contienen una sustancia líquida, alcohólica o grasa es mejor preferir los productos confeccionados en botellas de vidrio.

Ahora bien, es verdad que en la actualidad no hay investigaciones científicas que puedan afirmar la cantidad aproximada que a través de los contenedores de alimentos en plástico nuestro cuerpo recibe de dicho material, sin embargo, no por ello podemos pensar que es seguro. Más bien, podemos decir que aún no hay evidencia científica de que sean peligrosos. Sin embargo, ya se ha establecido que sustancias como el BPA puede llegar a nuestro cuerpo, y si ésta es dañina ¿entonces? Saca tus propias conclusiones.

Preguntas frecuentes

¿Qué objetos sería mejor evitar en caso de alguna duda sobre su composición? Platos, vasos y cubiertos, además de recipientes de plástico que funjan como material sugerente para cocinar en microondas. Utensilios de cocina hechos de plástico que estén en contacto con ollas y sartenes calientes; este último puede reemplazarse fácilmente con alternativas de madera.

¿Podemos confiar en los envases de plástico y etiquetas de plástico etiquetados como BPA Free? Según un estudio reciente, el hecho de que un producto esté etiquetado como “libre de bisfenol A” no es una garantía de seguridad. Exámenes llevados a cabo por los expertos han sugerido que aún cuando los productos se digan libres de cierta BPA, son potencialmente transmisores de sustancias químicas hacía los alimentos.

¿Existen plásticos más seguros que otros?

Dado que la posibilidad de producir plásticos libres de alteradores endocrinos es concreta, en ausencia de alternativas, sería bueno recurrir a esa opción, para evitar consecuencias desagradables en el cuerpo, cuyo alcance sólo podremos certificar en el futuro. Por último, es bueno saber que hay materiales de plástico considerados adecuados para la conservación de los alimentos. Entre ellos:

PET o PETE: Tereftalato de polietileno existente en botellas de agua, refrescos y botellas de champú.

HDPE: Polietileno de alta densidad que se usa en frascos de yogurt, botellas de detergente.

LDPE: Polietileno de baja densidad, con el que se fabrican bolsas para congelados y botellas pueden ser exprimidas.

PP: Polipropileno, como el de las botellas de cátsup.

¿Qué tipo de enfermedades puede propiciar

un excesivo uso del plástico?

Empecemos por la más radical, el cáncer sobre todo. Cáncer de mama, útero, ovarios, vagina y cérvix, del cerebro y sistema nervioso, leucemias, de pulmón y del sistema respiratorio, de próstata y testículos, de hígado y de riñón, linfomas. Por otro lado, en mujeres, específicamente, puede ser una causa de infertilidad, abortos espontáneos, quistes uterinos y pubertad precoz en las niñas. En el caso de varones, las deformaciones del pene en niños e hipospadias (anomalías en el desarrollo del órgano sexual masculino). Además de otras enfermedades como la hiperactividad, deficiencia de atención, mal de Parkinson, autismo, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes. Como bien lo señala la pagina de internet www.elplasticomata.com, casi todas las dolencias que han ido sospechosamente en aumento en las tres últimas décadas tienen que ver con este material.

En consecuencia, el planeta

El plástico es uno de los materiales más utilizados en estos días. Se usa en casi todas las industrias. Pero, junto con sus ventajas, hay muchas desventajas también. En nuestra vida cotidiana, este material ha tenido un impacto considerable y no podemos negar que dependemos en gran medida del él. Comenzando con utensilios de uso diario hasta artículos decorativos, la mayoría están manufacturados en plástico.

El plástico es como una espada de doble filo y debemos usarlo cuidadosamente para evitar futuras complicaciones y problemas ambientales. Incluso los métodos sugeridos por empresas de plástico, como enterrar en lo profundo de la tierra, también tendrán sus propias implicaciones en el medio ambiente. El plástico debe usarse de acuerdo con nuestras necesidades, pero no para nuestros lujos.

Existen medidas para detener su contaminación dentro el medio ambiente. Primero que nada, es el tema del reciclaje. El reciclaje asegurará que los plásticos no lleguen al suelo o que las fuentes de agua lo impacten negativamente. Es responsabilidad de todos llevar el plástico a los lugares correctos para reciclarlo u otro uso que no afecte a las personas de la zona. Esta es la mejor manera de lidiar con los plásticos.

Finalmente, hay muchas ventajas con el plástico y debe usarse con cuidado y dentro de las limitaciones para proteger el medio ambiente. El plástico es reciclable y, por lo tanto, en lugar de eliminarlo, todos debemos tomar la iniciativa de reciclar para que el efecto del mismo en el medioambiente sea menor. Reciclar plástico no sólo ayuda al medioambiente sino que también le proporciona dinero. Varios gobiernos están elaborando leyes reguladoras para el uso del plástico, al igual que diversas ONG de todo el mundo están tratando de crear conciencia entre las personas. Actualmente, las cuentas plásticas representan el diez por ciento de los residuos, lo cual es una preocupación seria para cualquiera. HT

Related Posts