Recientemente recibí la visita de un estimado amigo de la Ciudad de Guadalajara, miembro fundador de AVForo y reconocido participante en los grupos de audiófilos que dan vida a los foros de audio dedicados en nuestro país. Se trata de Bernardo Segura, un ingeniero especializado en la automatización industrial que cuenta con una gran experiencia en electrónica, bocinas y tratamiento acústico residencial.

Después de que probé en casa las B&W 805 que reseñé recientemente para Home:TECH Magazine, me gustó tanto el desempeño de estos monitores en mi sala, que terminé negociando su compra con Miguel Ángel Senra de Comercializadora HiFi. Bernardo es un gran aficionado a la marca inglesa y en su sistema estéreo, coincidentemente tiene unas B&W 805 de la misma serie que las mías. En su sala, el ingeniero Segura instaló tratamiento acústico en forma de paneles de fibra de vidrio, montados en bastidores de madera y forrados en una tela de agradable aspecto a la vista. Con electrónica de buena calidad manufacturada por Rotel, un lector de CD, previo y amplificador, alimenta con soltura sus monitores B&W. Después de compartir una amena comida junto a Miguel Uscanga (otro aficionado de Bowers & Wilkins), procedimos a hacer una audición de mi sistema estéreo a petición de Bernardo y, acostumbrado al sonido de las 805 en mi sala, me sorprendieron mucho sus comentarios considerando que él tiene las mismas bocinas, además del tratamiento acústico antes mencionado.

Esa tarde escuchamos música muy variada, básicamente clásica, jazz y algo de música donde destacan las percusiones, todo en formato CD (en el rack suministrado para la prueba por René Andrade, no había espacio para la tornamesa), siempre buscando las mejores grabaciones disponibles para que Bernardo pudiera formarse un criterio sobre los alcances del sistema y compararlo contra el sonido de su sistema personal. Lo primero que escuchamos fue la “Novena Sinfonía” de Beethoven dirigida por el maestro Riccardo Chailly, una obra majestuosa bien conocida por todos y que es una de las grabaciones preferidas de Miguel, después sonaron temas referencia del catálogo Telarc y Linn Records y terminamos con uno de los discos más apreciados en el foro: el “Conga Blue” de Poncho Sánchez. Conforme los discos pasaban por el sistema, Bernardo subía el potenciómetro del preamplificador Odyssey Candela y, al finalizar, el afamado “Bach Transcriptions” de Esa-Pekka Salonen, hizo una pausa para decirnos: “no puedo creer lo diferente que suenan las 805 en esta sala, a pesar de la falta de tratamiento acústico”.

Según Bernardo, la afinación del sistema lograda por nuestro buen amigo René Andrade, eleva el sonido de éste a un evidente nivel de alto desempeño, muy diferente al obtenido por él en su propia sala. Bernardo comentó que aquí podía escuchar “música” más que el “sistema”, que además se podía percibir claramente la acústica del recinto donde fue grabado el álbum y que las bocinas desaparecían por completo en la sala. Sobre las 805 comentó que notaba una perfecta integración entre el tweeter y el midwoofer y que tenía la impresión de que el volumen del sistema no tenía límite, ya que en discos de música clásica podía escuchar con una claridad notable, notas a un volumen bajísimo con la misma precisión, que aquellas a un volumen elevado. En ese momento decidí escribir un artículo para compartir con los lectores de esta columna, el proceso de afinación que René Andrade ha realizado en mi sistema en los últimos meses.

René es un entusiasta del audio con un largo historial integrando sistemas estéreo, utilizando para ello componentes de electrónica avanzada de gran prestigio y afinando el sonido con una puesta a punto muy precisa. Desde que me visitó por primera ocasión, emprendió generosamente la afinación de mi sistema estéreo y para ello, me ha facilitado desde el rack que actualmente substituye al mueble de madera (que aunque era muy firme y pesado, por su volumen obstruía el correcto funcionamiento de las bocinas), una placa de cuarzo increíblemente pesada como base del amplificador Bryston, cableado de interconexión para el previo Candela y el lector Rotel, cableado de bocinas fabricados por Kimber Kable de gamas media y alta, conectores WBT de una estupenda manufactura y jumpers para substituir las laminillas de los bornes de las B&W 805.

Teniendo resuelta la adecuada instalación eléctrica de la sala, la afinación del sistema ha iniciado con el rack que alberga todos los componentes del sistema estéreo. La estructura metálica ha sido debidamente desacoplada de vibraciones transmitidas por el piso, con material absorbente que recibí de demo manufacturado en Francia y que soporta muy bien el elevado peso del rack junto a los componentes. Cada entrepaño de cristal templado de 13 milímetros de espesor está aislado con material absorbente tipo Sorbothane y el conjunto completo fue equilibrado con el nivel de burbuja profesional más largo que encontré (para aumentar la precisión de la lectura).

Aunque todo el rack está desacoplado, procedimos a implementar ese paso individualmente en todos los componentes, ya sea con material absorbente o conos metálicos fabricados en Alemania por Audio Selection, marca elegida por su precio razonable y su capacidad para variar la altura del cono. A excepción del previo de bulbos Odyssey Candela (que incluye como equipo base soportes absorbentes), todos los componentes recibieron este tratamiento en sus bases. Al amplificador Bryston, por su diseño dual mono, se buscó colocarle los conos de desacoplo justo debajo de sus dos transformadores toroidales y un tercero al centro en la parte posterior. La fuente analógica, una tornamesa Marantz TT15-S1, se ubicó sobre una robusta mesa de madera la cual fue desacoplada con el mismo material absorbente que el rack metálico y en su nivel superior, se colocó una placa de mármol de 2 centímetros de espesor, desacoplada con esferas de material absorbente. La nivelación, aún más importante, demoró toda una mañana de domingo hasta lograr el cero en ambos ejes.

Con los racks y equipos desacoplados y nivelados, procedimos a la instalación del cableado de interconexión y de bocinas intentando en lo posible que el mismo rack los ocultara de la vista. Con el sistema conectado, René procedió a buscar la mejor ubicación de las bocinas siguiendo las recomendaciones de Cardas. Después de acomodar las bocinas en la posición óptima calculada, René se dedicó a afinar dicha ubicación con base en su oído y experiencia, más la ayuda de grabaciones de referencia, ya que el mobiliario de la sala y los materiales de los muebles y tapate, hacen imposible calcular distancias y ángulos con semejante exactitud. El resultado es en verdad un placer, tanto al oído como a la vista. En un sistema estéreo de este nivel de desempeño, todos los eslabones en la afinación del conjunto cuentan, algunos en mayor o menor medida, pero la suma de todos ellos pueden lograr que las mismas bocinas, suenen complemente diferente en otro sistema.

Evidentemente, todo proyecto de high end debe partir de componentes de la mejor calidad que se pueda solventar, la sinergia entre ellos y, en especial, de un proceso de afinación a la altura. No escatime en invertir en una correcta línea eléctrica, en el rack, en material para absorción de vibraciones y cableado de interconexión y de bocinas de buena construcción.

No necesita derrochar recursos para ello, hay cableado de buena construcción con conectores de calidad de pocos cientos de dólares, materiales de absorción como el Sorbothane o Vibrapods de precios realmente contenidos que tienen un desempeño superior y racks de fabricación nacional de una excelente manufactura.

Recuerde que la parte divertida, al integrar un sistema estéreo de alto desempeño, es el proceso de afinación y dedique todo el tiempo que sea necesario hasta encontrar el punto donde su sistema ofrezca el sonido que desea. HT

Related Posts