Un buen sistema de cine en casa tiene el equilibrio perfecto entre arte y ciencia. En este artículo desmenuzaré en diez puntos, lo que hay que tener en cuenta para armar el mejor sistema de cine en casa, es decir aquél que se adapte lo más posible a nuestras necesidades y presupuesto.

 

1. Hacer un plan

El primer punto a considerar para armar un buen sistema de cine en casa es definir qué es lo que se quiere. En este punto se deben hacer 2 preguntas clave:

1.- ¿Quiero una sala de cine dedicada o una sala de TV? Una sala dedicada tiene como principal objetivo tener la mejor imagen con el mejor sonido, pero también es una habitación más íntima, algo mas personal o individualista y casi siempre requerirá tratamiento acústico a la medida. Una sala de TV prioriza la convivencia, es en concepto algo más abierto donde lo importante es pasar un rato agradable con la mejor imagen y sonido posibles para ese ambiente.

2.- ¿Proyector o TV? La respuesta a esta pregunta viene de la mano con la anterior y es que generalmente escogemos un proyector para una sala de cine dedicada y un televisor para un cuarto multimedia o sala de TV. Además esta decisión afectará el mobiliario a escoger, pues normalmente los sillones reclinables tipo cine estarán reservados para una sala dedicada y mobiliario menos especializado pueden ir mejor con una sala de TV.

Otro punto importante es definir el presupuesto total del proyecto. Esto nos aterrizará para escoger la opción más adecuada, o bien será el punto de partida para determinar el alcance del proyecto, pues puede ser que el objetivo final sea una sala de cine dedicada y que por limitantes en costos, lo previsto sea ejecutado en varias etapas hasta concluirlo.

2. El cuarto

El componente más importante de un sistema de cine en casa es el cuarto, es decir la habitación que se escoja o en su defecto se construya ex profeso para alojar los equipos, mobiliario y demás elementos que formarán el sistema de cine en casa.

Para disminuir lo más posible problemas acústicos (mal sonido), hay que evitar a toda costa cuartos en forma de cubo, es decir en los que sus medidas (largo, ancho y alto) sean iguales o múltiplos entre si. Comenzar con una habitación donde sus medidas no sean múltiplos entre sí es lo mejor para asegurar un buen sonido.

Se han hecho varios estudios para determinar cuál es la relación óptima entre las medidas internas de un cuarto y lograr tenerlo lo más amigable posible, acústicamente hablando, y esas son una relación de 1: 2.19 : 3. Por ejemplo, si tomamos “1” como la altura típica de 2.4m, entonces el ancho del cuarto (2.19) sería 2.4mx2.19=5.25m y en consecuencia el largo del cuarto (3) sería 2.4mx3=7.2m. Es decir, una habitación de 7.2m x 5.25m x 2.4m sería ideal para alojar un sistema de cine en casa.

Ahora bien, pasando al tema de acústica me gustaría definir que no es lo mismo “aislar” acústicamente” una habitación, que “tratar” una habitación. En el primer caso, lo que se busca es que el sonido del cuarto no invada habitaciones contiguas, es decir que se aísle el sonido a esa sola habitación. Por su parte, un cuarto “tratado” acústicamente implica que se ha implementado una solución acústica para hacer que el sonido en su interior sea el mejor posible. Son dos cosas distintas, que incluso pueden aplicarse de forma simultánea, sobre todo si queremos que nuestro cuarto se “escuche bonito” y que simultáneamente el sonido del cine, aún a alto volumen, no se escuche en el resto de la casa.

El tratamiento acústico de cuartos pequeños es toda una disciplina. Dicen los enterados en la materia que para un cine en casa lo que se busca es que el primer tercio de la habitación sea “absorbente” y el último tercio sea “reflejante”. Sin embargo cada cuarto es único (materiales de construcción, ventanas, mobiliario, etcétera) por lo que mi recomendación es que se haga un estudio de la acústica de éste para que se diseñe a la medida una solución para tal habitación en particular.

Si el presupuesto lo permite, lo ideal es que el proyecto acústico sea integral, es decir se tome en cuenta el cuarto completo. Sin embargo, también es posible enfocar la solución acústica únicamente a aquellos elementos más problemáticos a corregir, en donde  por ejemplo la colocación de paneles de absorción en paredes o techo puede minimizar las principales problemáticas.

3. Tipo y tamaño de pantalla

Una vez que sabemos las medidas del cuarto, será necesario determinar el tipo y tamaño de pantalla /televisor a usar.

El tipo de pantalla/TV será escogido con base a requerimientos como el tipo de proyecto (sala dedicada versus sala de TV) y a requerimientos específicos de decoración (como pueden ser bocinas ocultas).

Hablando de pantallas para proyector, por ejemplo se puede escoger una pantalla fija en caso de una sala dedicada. Una pantalla fija y de material acústicamente transparente sería necesaria si los requerimientos del proyecto nos indican que las bocinas del sistema deben ir ocultas. Una pantalla eléctrica funcionará mejor para una sala multi-propósito donde se quiera combinar una televisión para el día a día y una pantalla más grande para ver películas el fin de semana. O bien simplemente para no afectar la decoración de la habitación cuando el sistema de cine no esté en uso.

Por otra parte, para calcular el tamaño adecuado de la pantalla nos podemos guiar por los estándares THX o SMPTE.

El estándar THX sugiere que para lograr una experiencia “cinematográfica”, nuestro ángulo de visión debe ser de 40o. Esto se traduce en multiplicar por 0.84 la distancia a la que nos sentamos a ver la pantalla y el resultado nos dará la medida en diagonal del tamaño de la pantalla en cuestión.

Por su parte el estándar SMPTE recomienda un ángulo de visión de 30o. Para seguir su recomendación, habrá que multiplicar la distancia a la que nos sentamos a ver la TV por un factor de 0.625 que, al ser más pequeño, resulta más manejable.

Suponiendo que nos sentamos a una distancia de 4m de la pantalla/TV, vamos a calcular el tamaño teórico de la pantalla que necesitamos:

Estándar THX    :  4m (aprox. 157 pulgadas) x 0.84 = 132.28 pulgadas diagonales.

Estándar SMPTE: 4m (aprox. 157 pulgadas) x 0.625 = 98.42 pulgadas diagonales.

Otra recomendación válida como la regla de sentarse a 1.5 veces la distancia de la pantalla medida en diagonal nos da un factor de 0.667, que es ligeramente superior a la recomendación de SMPTE, en nuestro caso: 157 pulgadas x 0.667 = 105.03 pulgadas diagonales

En medidas comerciales, para nuestra sala vamos a elegir una pantalla de 110” diagonales.

4. Número de asientos

En el caso de una sala dedicada, el primer paso para calcular el número de asientos es determinar la distancia mínima y máxima de visión, es decir el rango ideal en el que los espectadores tienen una visión cinematográfica.

Distancia mínima: Longitud horizontal de la pantalla x 2

Distancia máxima: Longitud horizontal de la pantalla x 5

Como segundo paso hay que calcular el espacio disponible para colocar los asientos:

Espacio para asientos = Ancho de la sala – Pasillos laterales.

*NOTA1: Se recomienda dejar al menos 60cm libres para el(los) pasillos laterales.

Número de asientos por fila = Espacio disponible / Ancho de los asientos

*NOTA2: Si los asientos son reclinables, dejar al menos 30cm de holgura hacia la fila de enfrente con el asiento completamente reclinado.

Para nuestro ejemplo, con la pared frontal (ancho del cuarto) de 5.25m, podemos escoger una pantalla de 110” diagonales, aproximadamente 2.43m de base.

Distancia mínima: 2.43m x 2 = 4.86m que sería la distancia de la primera fila de asientos.

Distancia máxima: 2.43m x 5 = 12.15m, esta medida sobrepasa el largo total del cuarto de 7.2m. No supone un problema, sólo indica que estamos dentro del rango.

El espacio disponible para los asientos: 5.25m (ancho del cuarto) – 1.2m (2 pasillos) = 4.05m

Si suponemos que los asientos escogidos miden cada uno 80cm de ancho, nos caben cinco asientos por fila (4m/0.8m=5) y tenemos suficiente espacio para dos filas en nuestro cuarto, es decir, podemos sentar cómodamente a diez espectadores.

cine-en-casa

5. Fuentes de audio y video

El siguiente paso es determinar cuáles serán las fuentes de audio y video que el sistema de cine en casa debe soportar. Aquí hay que hacer una lista de las necesidades actuales del cliente y dejar un espacio para futuras expansiones.

Fuentes de audio y video son: tornamesas, reproductores de CD, reproductores de DVD o Blu-Ray, streamers (Roku, Apple TV), receptores de TV por satélite (SKY, Dish, etcétera), consolas de videojuegos (PlayStation, XBOX, entre otras).

Esta lista nos va a servir para saber cuántas entradas y de qué tipo debe tener el receptor AV que será el cerebro del sistema.

6. El sistema de audio

Para poder escoger el mejor sistema de audio para cine en casa, procederemos primeramente a clasificarlos en tres categorías:

a) “Todo en uno”. Estos sistemas son muy populares, compactos, fáciles de operar e instalar. Normalmente tienen un aparato central donde se realizan las conexiones de las fuentes de señal, y todas las bocinas del sistema (5 bocinas y el subwoofer). Algunos incluso ofrecen un reproductor de DVD o Blu-ray incorporado en el mismo aparato. Estos sistemas son económicos, pero tienen poca potencia y son poco flexibles pues tienen conectividad limitada y la mayoría están configurados hasta 5.1 canales. Su mejor aplicación es usarlos en espacios pequeños como recámaras o salas de TV de menos de 12m2. En esta categoría entran los equipos de marcas comerciales como Sony, Samsung y LG. Los sistemas lifestyle de Bose y Sonos también entran en esta categoría aunque tienen más potencia y suenan mejor con música que sus contrapartes genéricos.

b) Por componentes separados. En esta categoría las cosas se comienzan a poner interesantes, pues se abren un sinnúmero de opciones. Estos sistemas se forman a partir de un receptor AV que hace las de “hub” de conexiones, decodifica los formatos digitales de las películas e incorpora un amplificador multicanal. Esto conlleva una gran ventaja pues podemos escoger el receptor AV de acuerdo a las conexiones que necesitemos y a la potencia que la sala exija. Pero, lo mejor de todo, es que a éste se pueden acoplar sistemas de bocinas de mejor calidad y al menos dos subwoofers. En esta categoría podemos también acceder a los últimos formatos digitales como Dolby Atmos, Auro 3D y DTS:X. De acuerdo al tamaño de la sala, podemos escoger bocinas compactas acopladas a un subwoofer o bien bocinas de repisa o torre que cubran con gran sonido nuestra sala de cine. Marcas en esta categoría de receptores AV: Arcam, Integra, Anthem, NAD, Pioneer Elite, Denon, Marantz, Onkyo, Yamaha. Algunas marcas de bocinas: Bowers&Wilkins, Klipsch, Dynaudio, KEF, Focal, Jamo, JBL, Definitive Technology, PSB, Canton, Focus, Paradigm, Cambridge Audio, etcétera.

c) Los de componentes separados “plus”. Cuando nuestra sala de cine es muy grande, o bien queremos llevar al sistema de audio a volúmenes de referencia, podemos optar por dividir las funciones del receptor AV en un pre-amplificador / procesador y uno o varios amplificadores multicanal por separado. Si el presupuesto lo permite y el proyecto es para una sala dedicada, esta es la mejor opción, pues es la que nos entregará el mejor sonido posible.

Hasta hace poco tiempo, habíamos estado acostumbrados a términos como “5.1” o “7.2” para referirnos a la configuración de bocinas en sistemas de cine en casa. Sin embargo con la nueva ola de formatos de sonido tridimensionales de alta resolución como Dolby Atmos, Auro 3D o DTS:X, esto ha cambiado pues ahora se debe añadir un nuevo nivel bocinas en el cuarto de tal manera que nuestros sistemas pasan a ser “5.1.4” ó “7.1.2”.

Los nuevos formatos digitales buscan recrear un realismo sonoro como nunca antes pues ahora tratan con “objetos de sonido” en lugar de canales discretos. En esto se basa la nueva revolución del nuevo sonido envolvente tridimensional multi-canal.

Hoy, un “objeto de audio” se hace presente en varios planos sonoros a la vez, a medida que en la escena se mueve de un lado a otro. Por ejemplo, el despegar de un avión supersónico puede comenzar en los canales frontales y, conforme éste se eleva por sobre nuestras cabezas, su sonido se reproduce en los altavoces del techo hasta que desaparece poco a poco en el horizonte donde es captado por los altavoces traseros de surround.

De esta manera, los sistemas tradicionales a los que estamos acostumbrados 5.1 o 7.1 forman lo que se denomina “nivel de piso” y tenemos uno o dos pares de altavoces nuevos que recrean el “nivel de altura”, que son los que permiten a nuestro cerebro formar una “imagen sonora” tridimensional.

Para el caso de Dolby Atmos, estos nuevos altavoces vienen en dos presentaciones: Los altavoces Dolby Atmos virtuales, que son altavoces que se colocan normalmente encima de los altavoces tradicionales en un sistema 5.1 apuntando hacia el techo para que el rebote permita que nuestro cerebro ubique espacialmente el sonido como si viniera de un plano superior, y los altavoces “reales” Dolby Atmos que apuntan desde el techo hacia donde se encuentran los espectadores de la sala.

Para determinar cuál es la configuración de los altavoces en la sala, partiremos de un sistema 5.1 tradicional, es decir 3 canales frontales (Frontal Izquierdo, Canal Central y Frontal Derecho) y un par de altavoces de efectos o surround con un subwoofer. A esta configuración básica para Dolby Atmos podemos añadir un par de altavoces de techo o virtuales, por lo que ahora nuestra configuración se transformaría en un sistema 5.1.2

Si a la configuración básica 5.1 le añadimos ahora dos pares de altavoces de techo o virtuales, entonces nuestra configuración inicial se transformará en un sistema 5.1.4

Siguiendo la misma regla, un sistema 7.1 con dos pares de altavoces de altura o de techo, se denominará 7.1.4

Cuando usamos sólo un par de altavoces de techo, la especificación de Dolby Atmos sugiere colocarlos por encima del punto dulce de escucha como sigue:

A continuación mostramos el caso donde se usan dos pares de altavoces de techo:

Para aterrizarlo a nuestro ejemplo, esta última configuración 7.1.4 más un subwoofer para tener un par de subwoofers, es decir una configuración 7.2.4, la cual yo sugeriría para el proyecto de sala dedicada con el que hemos venido trabajando. Este sistema de bocinas sería alimentado por varios amplificadores multicanal y como hub de conexión un pre-amplificador / procesador de audio y video para la mayor flexibilidad posible.

cine-en-casa7. El sistema de video

La imagen es otro elemento vital para el sistema de cine en casa. Aquí tenemos básicamente dos opciones: usar como display una televisión, un proyector y pantalla o incluso ambos.

Cuando se tiene una sala de TV y se busca la mejor imagen, debes escoger las de tecnología OLED. Si buscas la de mayor tamaño y brillo de pantalla, entonces las televisiones con retro-iluminación LED serán la elección. En cualquier caso, hay que buscar que incorporen las tecnologías HDR10 (High Dynamic Range) y WCG (Wide Color Gamut) además de HDMI 2.0a como mínimo. La resolución de la TV puede ser 4K (3,840×2160 pixeles) o Full HD (1920×1080 pixeles).

En el caso de los proyectores hay que asegurarse de que el escogido sea especial para cine en casa, no para salas de juntas. Generalmente los proyectores pueden ir en el techo o en la parte trasera de la sala. Incluso pueden ocultarse en el techo con elevadores especiales. Los hay también de tiro ultra-corto que pueden instalarse a pocos centímetros de la pared a donde van a proyectar facilitando muchísimo su instalación.

Las pantallas para proyector son muy importantes. Hay que evitar en lo posible proyectar directamente en una pared blanca. Siempre es mejor una pantalla. Dependiendo de las características del proyecto, podemos escoger entre varios tipos de materiales. Así por ejemplo, las hay acústicamente transparentes para poder colocar bocinas detrás de la pantalla tal y como en el cine. Hay también pantallas de materiales especiales que rechazan muy bien la luz ambiental y entonces es posible proyectar imágenes de alto contraste aún en ambientes con alta luminosidad. Se acabó el mito de que un proyector para cine en casa necesita una sala oscura. Finalmente, las pantallas pueden escogerse fijas, es decir como si fueran un cuadro en la pared o eléctricas que pueden subir y bajar a voluntad en caso de que cuando el sistema no esté en uso puedan ocultarse de la vista.

También hay proyectos que combinan ambos sistemas, es decir TV y proyector acoplado a una pantalla eléctrica. En este caso se usa la televisión para el día a día y el fin de semana o cuando se quiere ver una película “como en el cine”, entonces se despliegan el proyector y la pantalla.

8. Confort e iluminación

El elemento más importante para crear la atmósfera perfecta después de la banda sonora de la película es sin duda el sistema de iluminación. El sistema de iluminación debe permitirnos iluminar el cuarto en su totalidad (para tener luz suficiente para leer o hacer la limpieza) y regular su intensidad a voluntad hasta tener un cuarto completamente oscuro. Una luz tenue detrás de la pantalla es recomendable para disminuir la fatiga ocular al reducir la relación de contraste entre lo que se está proyectando en la pantalla y el cuarto mismo. Instalar en la sala un sistema inteligente de iluminación que además se pueda controlar a distancia es muy cómodo y casi un “must have” en cualquier sala de cine de calidad. Los más modernos incluso permiten cambiar el color de la sala y con eso darle un carácter distinto a todo el ambiente.

En climas extremosos, como en el norte de nuestro país, además de la iluminación contar con un control de temperatura para nuestra sala de cine, hará nuestra experiencia mucho más confortable. Ninguna película se disfrutará si estás congelado en tu asiento en invierno o bien si estás sudando a chorros en verano.

9. Interfaz de usuario

Actualmente todos los aparatos electrónicos tienen un control remoto. Y cuando necesitas apretar un botón en tres o cuatro de ellos sólo para ver una película, la experiencia ya no es tan agradable. Para eso recomiendo un control universal, que esté programado para hacer las tareas cotidianas de forma que desde un sólo dispositivo puedas controlar tu sistema entero. Por ejemplo, presionar el botón “Ver Película” desde una pantalla táctil, puede encender todos los aparatos involucrados en secuencia, cambiar la entrada de tu receptor AV, iniciar la película en el reproductor de Blu-Ray, atenuar las luces, ajustar el clima y cerrar las persianas motorizadas de la sala. ¡Todo eso al toque de un botón! Es la magia de la integración de sistemas electrónicos. Al final, el sistema debe ser práctico y sencillo de usar.

10. Accesorios

Hasta hace no mucho tiempo, los accesorios tradicionales de un sistema de cine en casa eran principalmente el cableado, los sistemas de protección eléctrica, racks para equipos y soportes para colgar televisores, bocinas y proyectores.

Hoy es bien sabido que la mayoría de los equipos de audio y video actuales necesitan de una conexión a internet para funcionar. Servicios de música como Spotify, Deezer, SoundCloud y otros; así como Netflix, ClaroVideo, iTunes, etcétera, todos necesitan una buena conexión a internet para funcionar como se debe, por lo que es imprescindible contar con una conexión a internet confiable y de buena velocidad (mínimo 10MB) y, sobre todo, tener una red WiFi que tenga cobertura en toda la casa. Una buena infraestructura de red ya no es un lujo, es una necesidad si le queremos sacar provecho a lo último de la tecnología. Una red estable y confiable es la base para una experiencia de usuario satisfactoria, por lo que el accesorio más importante es la infraestructura de red que soporte a los equipos de audio y video. Una solución cableada sigue siendo aún la opción más confiable y es mi recomendación usarla lo más posible.

El éxito de un proyecto de cine en casa se basa en el trabajo en equipo. En la medida que la sinergia entre arquitecto/constructor – Decorador de interiores – Integrador de Audio y Video logre hacer realidad los requerimientos del cliente se tendrán más y mejores proyectos así como clientes satisfechos. Un cine en casa es un sueño hecho realidad. Así que continuemos haciendo realidad los sueños. HT

Related Posts