La compra

Hace poco un amigo me preguntaba si con 30 mil pesos (mil quinientos dólares) podría armar un sistema de audio decente. El tema económico de nuestro país hace que los precios suban constantemente, así que tuve que subir el listón para tratar de encontrar un sistema de 2000 dólares (alrededor de 40 mil pesos).

Cabe acotar que por 35 mil pesos es posible hacerse de un sistema Sonos con un par de altavoces Play:5 y un Sub y tendríamos un sonido excepcional. Ideal para la nueva generación de escuchas cuya música se encuentra esencialmente en los servicios streaming bajo demanda.

Pero, ¿qué pasa para aquellos aficionados que además de escuchar Spotify, quieren oír sus viejos LP´s o sus discos compactos o incluso la radio FM? Bueno, pues parece que después de una sequía, las marcas han vuelto con componentes interesantes a precios atractivos. Así, me di a la tarea para encontrarle opciones a mi amigo que quería armar un equipo HiFi decente.

Aquí las opciones:

Receptor estéreo Onkyo TX-8270. Este equipo lo tiene todo: entrada para phono, tres entradas analógicas, tres digitales, conexión a redes Ethernet, una toma USB, conexión para dos pares de altavoces, conexión Wi-Fi y Bluetooth e incluso una matriz HDMI de 4×1. Chromecast integrado, DTS play-fi, Airplay, Spotify, Tidal, TuneIn, Pandora y Deezer. Recomendación a ojos cerrados. Su precio ronda los 11380 pesos en internet.

Bocinas Pioneer SP-BS22-LR. Éstas son probablemente la ganga de los últimos años. Se consiguen por 2732 pesos en linea. Su woofer de 4” produce más graves de lo imaginado. Por ese precio, ¡cómpralas aunque no las necesites!

Subwoofer SVS PB1000. El sub de bajo precio que mejor suena. SVS ha logrado construir subwoofers de alta calidad a costos razonables. Driver de 10” y amplificador de 300 watts que no sólo generan poderosos graves, sino que lo logran de manera controlada. Una buena colocación y una calibración a conciencia hace que sea una compra expedita. Se consigue en la web  por 13188 pesos.

Reproductor de CD´s Tascam CD-200. En Amazon cuesta 5964 pesos y es de la gama profesional lo que asegura un mecanismo robusto de lectura.

Tornamesa Audio-Technica LP120. En esta categoría y en este nivel de precios, no hay discusión, Audio-Technica fabrica las tornamesas con mejor calidad-precio. Hay que invertir 6902 pesos y se compra en Amazon.

Con todo lo anterior, la inversión asciende a 40,166 pesos. Faltan bases para bocinas (o existe la opción de colocarlas en un mueble), cables y algún acondicionador de línea AC.

Para los que andan gastados, sitios como Amazon incluso ofrecen opciones para compras a meses sin intereses.

Esta configuración básica permitirá disfrutar bastantes formatos, con una calidad que superará con creces a cualquier sistema Bluetooth o a cualquier minicomponente.

La satisfacción

Pero más allá de la actividad comercial, tendríamos que reflexionar si la música nos hace felices, si nos emociona o si nos pone a pensar.

Yo conozco a gente que la música le tiene sin cuidado, jamás han comprado un disco, mucho menos un vinil, ni han descargado uno digital y ni siquiera tienen Spotify. La música no está en su universo. Si acaso sintonizan la radio es para oír noticias. Una postura extraña pero válida.

Como aquella de escuchar los géneros de música que más nos plazca, sin que ello sea detrimento de nuestro valor como ser humano, ¿acaso quienes escuchan música contemporánea de concierto son mejores personas que los que prefieren los ritmos afrocaribeños?

Hace algo tiempo un amigo audiófilo me confesó que no puede disfrutar la música si no está reproducida en un sistema High End. Espero nunca estar en su posición. Yo disfruto de los sonidos musicales no importa si vienen de las microbocinas del iPhone.

Por ahí, de repente, sigo escuchando la eterna discusión sobre si el vinilo se escucha mejor que el CD o que los archivos High Res son infinitamente superiores a los venerables sonidos PCM del famoso “red book”. La esencia está en la parte artística, en la propuesta de los músicos, en la magia del productor, en la habilidad del ingeniero y no en la salida final a determinado formato.

¿Cuál es la música buena? ¿Cuál es la música de calidad? La que encapsula momentos, la que genera emociones perdurables, la que te remite a lugares y a personas, a circunstancias de vida. Esa es la música que va conformando el soundtrack de tu vida. Y a lo mejor, y sin darte cuenta, en esa espiral existen canciones que sólo el inconsciente acepta.

La búsqueda

Spotify se ha convertido en mi servicio de cabecera y he probado un montón desde las épocas de Rhapsody, Napster y MOG, pasando por Apple Music, Deezer y ahora, Tidal. Spotify me ayuda a descubrir música lejana, nueva y antigua, en español o en alemán, con reminiscencias de jazz o de new wave… hasta ahora ninguna plataforma me había conducido a tantas agradables sorpresas.

Hay quien todavía piensa que crear playlists es cosa de DJ´s o para la fiesta. Y es que la hechura de una lista de reproducción es una aventura emocionante que tiene que ver con el estado de ánimo, con las ganas de escuchar música fresca o de canciones olvidadas. Por si fuera poco, Spotify tiene la más amplia cobertura entre servers y streamers de todos los niveles y todos los precios.

Y aunque Spotify sólo genera archivos de audio Ogg Vorbis @320 kbps en modo Premium, resulta más que suficiente para música de fondo (no para escucha crítica). Spotify te ayuda a escuchar y reconocer los discos que realmente quieres tener en formato físico; es un excelente preview.

El futuro

No es nada complicado atinar cuál es el futuro de la reproducción musical en el hogar. Los formatos físicos son el refugio de una pequeña minoría. El concepto de coleccionista de discos está llegando tristemente a su fin. Dicho esto, no significa que desaparecerán los discos compactos o vinilos pues su permanencia podría extenderse por décadas.

Por otro lado, los rumores apuntan a que las descargas digitales vivirán apenas un año más. Es así como todo lo que escuchemos será streaming.

Los chismes dicen que Tidal no sobrevivirá este 2018 y que Qobuz (el servicio francés con archivos calidad CD e incluso High Res) llegará a Estados Unidos en los próximos meses.

El futuro es digital, es virtual, está en la nube, es streaming. ¿Bueno o malo? Aprendamos a vivir con ello y seamos felices al son de la música que nos eriza la piel. HT

Related Posts