Ring es un timbre de video de doble alimentación de energía (con cable o batería), con comunicación WiFi y con resolución HD. Ring combina conveniencia, monitoreo y seguridad en un timbre elegante, simple y potente que permite a los propietarios ver y hablar con los visitantes de cualquier parte del mundo.

Siempre en casa

Hace algún tiempo descubrí los video timbres cuando estaba buscando un sistema básico de video vigilancia para una propiedad que está semi-abandonada. En algún momento estuve tentado a comprar los video timbres de Skybell, August, Zmodo o DoorBird, como ninguno se vende oficialmente en México, desistí de la idea e instalé un simple sistema de cámaras IP de la popular marca Dahua. No me arrepiento, estas cámaras ejecutan un eficiente trabajo.

Ya había leído algo sobre Ring, el video timbre sensación en Estados Unidos cuando supe que tendría distribución y soporte en México, pedí la oportunidad para probarlo de primera mano.

Si hacemos memoria, hace muchos años que existen los interfones y los videoporteros. A fin de cuentas es una idea simple: un módulo (frente de calle) con un timbre, una cámara, un micrófono y una bocinita, mientras que en el interior de la vivienda se encuentra un módulo que tiene un pequeño display (para ver lo que capta la cámara al exterior), y de igual manera un micrófono y una bocina para permitir la comunicación bidireccional.

Bueno, pues la idea de los video timbres es la evolución de esos antiguos dispositivos. Un video timbre es un pequeño aparato que cuenta con un botón como de una campanilla normal y que añade una cámara, un micrófono y una micro-bocina. Sin embargo, no sólo es inalámbrico pues utiliza baterías de ion-litio recargables por USB, sino que se conecta al router Wifi de la casa y al internet de tal manera que puede activar alarmas en uno o varios smartphones, ya sea porque alguien ha tocado el botón de timbre o porque se ha accionado la detección de movimiento.

En principio la idea de un video timbre suena muy bien y Ring la ha implementado de una soberbia manera, además es la marca pionera en este concepto.

Fácil de instalar y de configurar

Por principio de cuentas, Ring es un dispositivo que lo puede instalar cualquier persona, prácticamente no se requiere ningún conocimiento técnico, ni ninguna habilidad para hacerlo funcionar bien y a la primera. Resulta muy agradable detalle que Ring incluya todo lo necesario para hacer una correcta instalación; en la caja viene un desarmador con dos tipos de puntas, tornillos, taquetes, un nivel de burbuja y hasta la broca necesaria para hacer los agujeros en la pared. Así que sólo se necesitará un taladro y 15 minutos para terminar la faena.

La cajita de cartón también incluye el soporte a pared, un cable micro-USB para cargar la batería interna y el timbre por supuesto. Oficialmente cuesta $4999 pesos.

Ring no incluye ninguna campana (no emite ningún sonido “local”), aunque la marca vende otros accesorios llamados Chime (una campanilla simple) y Chime Pro (una campana que además es un extensor de la señal WiFi).

Ring funciona con smartphones, tabletas y computadoras de escritorio.

Por ahora la oferta de productos Ring en México se compone por el video timbre, equipado con una cámara de alta definición y un micrófono con cancelación de ruido, que graba y transmite audio y video a un dispositivo móvil a través una red Wi-Fi y por la videocámara Stick Up, una cámara HD para exteriores que monitorea 24/7 y alerta a los usuarios cuando se detecta cualquier tipo de movimiento.

A mi parecer, el precio resulta alto, teniendo en cuenta que si sumamos un Ring con una cámara Stick Up, estamos hablando de 10,000 pesos. Con esa cantidad de dinero es posible tener un sistema de cámaras Wi-Fi como Arlo con muchas buenas funciones, excepto el timbre. Claro un sistema de CCTV por IP resulta mucho más engorroso. Ring gana en practicada y simplicidad, esa es su gran ventaja.

Cabe acotar que Ring también funciona con instalaciones preexistentes de timbres antiguos que están conectados con cable de dos hilos con alimentación DC de 8 a 24 volts y que ya tienen su propia campana.

En mi caso lo utilicé en su versión completamente inalámbrica. Algunos días lo deje como timbre en la puerta frontal y otros días como una cámara de vigilancia en el patio trasero.

Lo primero que hay que hacer es cargar la batería. Ring anuncia una vida de hasta un año. La tarea es simple, de hecho yo lo hice con una batería externa que uso como respaldo de mi teléfono.

Es muy simple su instalación, Ring tiene dos partes, la trasera funge como soporte a la pared y es donde se anclan pijas que irán a la pared, luego sólo hay que deslizar la parte frontal (la cual es bastante gruesa) hasta que se acople por completo al soporte trasero, luego basta asegurar ambas partes con dos pequeños tornillos.

Posteriormente hay que bajar la app Ring desde la tienda de aplicaciones para iOS o para Android. En mi caso, utilicé mi iPhone y todo fue bastante sencillo. Hay que conectarse a la red Wi-Fi de la casa, “buscar” el timbre e integrarlo. Ring ofrece 30 días gratuitos de respaldo de videos en la nube. Una vez expirados este mes de prueba, haya que pagar 3 dólares por mes o 30 dólares por año para poder conservar los videos en la nube de Ring. Así que hice mi registro en la web de Ring y empecé a experimentar la idea de Ring.

Primero hay que decir que si bien es cierto que está bien construido, puede resultar frágil. Al estar construido en plástico ABS, hay que tener cuidado de no tirarlo, pues tengo la impresión que una caída fuerte puede dañarlo. Ring asegura que puede instalarse sin problemas en exteriores y que resiste lluvia, calor y polvo, pero no especifica si está certificado IP. Durante mis dos semanas de prueba la batería bajo hasta un 79%, así que haciendo cuentas, probablemente la pila probablemente dure unos 3-4 meses. Afortunadamente en la app se puede revisar el estatus de la carga de la batería.

Ring ofrece resolución 720p, la cual resulta suficiente para videovigilancia a través de la web y de los smartphones. Esto reduce el ancho de banda y por ende el consumo de datos y también de la batería. La mayoría de las cámaras IP con resolución 1080p (Dropcam o Arlo por ejemplo) necesitan cables de alimentación DC o PoE (Power over Ethernet) pues el uso de baterías resultaría demasiado intenso y las agotaría en pocos días. Las marcas necesitan trabajar más en el desarrollo de nuevas baterías de extra larga duración.

Evaluación

La resolución 720p es bastante buena en Ring durante el día y sorprendentemente bien también en la noche, pues aún en completa oscuridad es posible “ver” lo que sucede en los exteriores con notoriedad. Sus led´s infrarrojos operan favorablemente para la visión nocturna.

En la mayoría de la veces la comunicación entre Ring y mi teléfono celular fue excelente. Prácticamente inmediata si mi dispositivo también estaba “colgado” a una red Wi-Fi. Aunque en ocasiones al estar en la calle, conectado a una red 3G o 4G pueden pasar algunos segundos antes que se active la notificación del timbre. En rara ocasión esto excedió los 10 segundos.

Así como el video es bueno, la calidad de audio en el micrófono y la bocina es suficiente. La gente puede escucharte y entenderte sin problemas.

Como timbre mi experiencia con Ring fue muy satisfactoria.

Luego lo ubique en mi patio trasero, para tener “ojos” mientras la casa está vacía o cuando ando en la calle y mi perra Donna está sola. En esta situación es donde Ring tuvo ciertos detalles que a mi parecer hay que mejorar.

A través de la app es posible operar la “vista en vivo” y configurar las alarmas de movimiento. Incluso permite establecer zonas y alcances para el sensor de movimiento (a lo largo y a lo ancho), esto con la idea de que el paso de un auto no active las notificaciones, por ejemplo.

El sensor de movimiento de Ring es muy eficiente, incluso demasiado, en mi caso, hubo demasiadas falsas alarmas, algunas provocadas extrañamente por el contraste de sol y sombra, al principio yo hacía caso de las constantes notificaciones, que curiosamente siempre sucedían entre las 4 y las 6 de la tarde, en el ocaso del sol. Cosa extraña pero cierta.

En Estados Unidos, Ring se utiliza mucho para tener comunicación con mensajeros y empresas de paquetería que tocan a la puerta y que el dueño de la casa pueda decirles que dejen el paquete en la entrada. Obviamente eso no aplica en México. Sin embargo hay algunos usos que pueden resultar interesantes:

-Puede funcionar como un botón de ayuda para personas en edad avanzada, de tal manera que los hijos o nietos puedan responder al llamado. De esta manera, el abuelo no necesita marcar números en un celular y mucho menos estar escribiendo mensajes, oprime el botón y puede pedir ayuda, los hijos pueden verlo y escuchar y actuar en consecuencia.

-En el modo de vista en vivo, es posible espiar a las mascotas y hablarles, de tal manera que no hagan destrozos o travesuras en ausencia de la familia.

-Hacerle saber a “supuestos” vendedores que hay alguien en casa. En muchas ocasiones, los ladrones tocan el timbre sólo para saber si la casa está vacía y si eso representa una oportunidad para robarla.

Buen ejemplo del Internet de las cosas

Una de las nuevas ventajas de Ring es que ahora ya se comunica con Alexa Echo, de tal manera que este dispositivo de Amazon puede fungir como display y como asistente de voz para poder establecer comunicación bidireccional sin tener que estar buscando el smartphone. Esto es puede ver en https://youtu.be/ucXGtHFTwMQ

Con un poco de dedicación, Ring se convierte en un gran ejemplo del Internet de las Cosas. Gracias a IFTTT (If this then that), una plataforma que conecta servicios web, “disparando” acciones macro de dispositivos conectados a la nube. Así por ejemplo, un poseedor de Ring puede ejecutar una “receta” (una orden de macros) para que las luces Hue de Philips parpadeen cuando alguien toca el timbre. O encender las luces conectadas a un switch WeMo Light cuando Ring capta movimiento. O que si Ring detecta un visitante en la puerta, detenga la música que estés oyendo para que puedas hablar y escuchar con la persona, o conectar Ring con Twitter para que se haga un pst o se envíe un mensaje directo a una persona cuando alguien toque el timbre. Tanto Ring como muchos entusiastas están haciendo “recetas” para Ring en IFTTT, mismas que día a día crecen y se pueden ver en: https://ifttt.com/ring

Conclusión

Ring es un estupendo video timbre que puede resultar la solución en residencias cuyo portón da directamente a la calle. Es fácil de instalar y de poner en marcha, tiene buena resolución de día y de noche, es responsivo, tiene suficiente calidad en audio. Su comunicación es muy rápida con los dispositivos móviles.

Enfocado para un nicho de mercado muy especial (early adopters o residencias que ya tienen un sistema de videovigilancia, o quienes quieren empezar a vigilar su casa, pero no quieren complicarse con cables, DVR´s, NVR´s, y cámaras por doquier).

Ring tiene algunos detalles por mejorar, sobre todo las falsas notificaciones de movimiento cuando en realidad son cambios de contraste de la luz del sol en el ocaso, pero eso puede resolverse con actualizaciones de firmware. Además es un notable ejemplo de las posibilidades del Internet de las Cosas.

Ring tiene buenas posibilidades de éxito y resulta un producto muy recomendado.

Related Posts