Un conjunto habitacional está conformado, además de casas dúplex y condominios, de áreas verdes, área de juegos, de equipos de ejercicio, estacionamiento, etcétera.

La convivencia entre vecinos es más confortable si se disfruta con audio ambiental exterior, en algunos sectores, y también podría usarse como un sistema de avisos y emergencias.

Para sonorizar estas áreas podemos tomar en cuenta la paz y tranquilidad, el tipo de música que transmita una atmosfera de relajamiento, la diversificación de la instalación de los altavoces, el equipo amplificador, micrófono, reproductor de sonido, cableado, entre otros. El sistema ideal para llevar a cabo este proyecto es el uso de voltaje constante a 70/100V, así la instalación será más eficiente para esta aplicación y menos costosa, también elegir altavoces que usen transformador de línea con soporte en la pared, facilitará la colocación y conexión al amplificador.

La presión de sonido o volumen, como la conocemos cotidianamente, no debe alcanzar intensidades que molesten a los condóminos, debe ser suficiente para cubrir unos cuantos metros sin que el propósito de sonido ambiente se pierda.

Audio distribuido línea de 70/100V

Como lo escribí en Home:TECH en mayo 2015 (léanlo, les será muy útil también), un voltaje constante nos permite poner una cantidad mayor de altavoces o bien para sonorizar áreas con longitudes de cable más largos, con opción de condicionar la potencia por zona y de usar múltiples fuentes de audio, a fin de poder ambientar según el área correspondiente; por ejemplo, el área verde con música New Age en tanto que el área del GYM con música con un ritmo que nos anime a levantar el espíritu deportivo. Un cable calibre 14 para línea de 70 volts, favorece distancias mayores a 300 metros y para línea de 100 volts a más de 600 metros, se puede elegir un cable más delgado, disminuirá la distancia y aumentará la resistencia del mismo.

Nivel de sonido

Para este punto aclararemos que la potencia que maneje la bocina va en función de su presión de sonido, esto es qué tan intensa puede llegar a sonar; dicha medida está en decibelios y se conoce como nivel de presión sonora.

Todos los altavoces de fabricantes serios, ostentan en sus características una propiedad que se llama sensibilidad; el altavoz es sometido con un watt de potencia a un metro de distancia, al cual se le suministra un tono de 1 kHz, el resultado es su SPL (Sound Level Pressure o nivel de presión sonido).

Hay un parámetro físico que indica que esta presión de sonido disminuye conforme se duplica la distancia de escucha, esta se reduce -6 dB de SPL, es decir si el altavoz señala que su sensibilidad es de 96 dB SPL, éste se debilita -por decirlo coloquialmente- a penas a 2 metros de distancia 6 dB, dando como resultado 90 dB de SPL, a 4 metros recorta otros 6 dB, es decir 84 dB de SPL.

Existe una referencia que nos establece los tiempos máximos permisibles a exposiciones de sonido (TMPE) y al nivel de exposición de ruido (NER); la legislación Mexicana lo señala como Norma Oficial Laboral NOM-011-STPS-2001, donde 90 dB de SPL se pueden disfrutar en un tiempo máximo de 8 horas, sin presentar daños al sistema auditivo de las personas.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud propone que, al aire libre, la presión de sonido sea de sólo 55 dB (A) de SPL, esto libera estrés, problemas de sueño, hipertensión, ansiedad, dolores de cabeza al estar en contacto con el audio ambiental.

Por ejemplo: si tenemos esta bocina cuya sensibilidad es de 96 dB SPL, para llegar a los 55 dB, se podrá colocar a una altura suficiente sobre un poste o una pared.

sonorizacion-en-conjuntos-habitacionales

Altavoz con transformador de línea

Los altavoces de exterior deben cumplir certificaciones para intemperie, como mínimo IP65 que los protege de polvo y lluvia, contra rayos de sol y humedad extrema; estos los seleccionaremos con transformador de línea y así podrán acoplarse al amplificador. Existen varios modelos y marcas, desde la clásica trompeta hasta altavoces con unidades con woofers y tweeters, estos últimos tendrán mejor resultado al reproducir la música con mayor detalle.

Su cobertura debe ser enfocada hacia el piso de concreto o pavimento, así evitaremos que el sonido se propague en zonas que requieren tranquilidad.

Estas bocinas para intemperie y con transformador de línea, tienen gabinetes de fibra de vidrio que están diseñados con mayor resistencia a la corrosión y de rayos UV, lo que evita que factores como el clima, insectos y animales puedan dañar el interior de la bocina y sus componentes.

La norma IP (International Protection) clasifica los productos en grados de protección, el primer digito nos señala contra entrada de objetos sólidos y el segundo contra entrada de sustancias líquidas como agua.

Siendo IP65 para productos con protección fuerte contra polvo y chorros de agua, será la clasificación base para la elección de los altavoces, no obstante si se resguardan bajo una cornisa, sin que el sol o la lluvia les afecte directamente, hay un número de marcas y modelos de bafles con transformador de línea que ostentan la frase “Outdoor” que poseen una cierta resistencia al clima externo.

Amplificador de audio

Además de suministrar la señal de audio hacia los altavoces, el amplificador deberá poseer mínimo las entradas adecuadas para conectar las diversas fuentes de sonido, ya sea música en alguna memoria USB, entrada XLR o cannon para un micrófono, selector de bocinas, entrada de 3.5 mm o RCA para un reproductor de CD o un cable para la conexión de un smartphone o tablet.

La relación del número de altavoces que el amplificador podrá manejar, es sumamente simple; como la conexión recomendada es en paralelo, el voltaje es constante, así que si usamos altavoces con potencias de 15 watts basta con multiplicar el número de altavoces colocados, es decir si optamos por 6, el resultado es 90 watts, sin embargo tomemos en cuenta que el cable instalado presente una resistencia al paso de la corriente del amplificador, existe un factor del 20% que podemos adicionar a la carga eléctrica del amplificador; por lo tanto si 6 bocinas de 15 watts dan un total de 90 w, más el 20% (18), requeriremos un amplificador de por lo menos 108 watts (comercialmente las potencias de los amplificadores están en el rango de 120 watts).

Hay amplificadores que poseen entradas adicionales para comunicación remota a través de un teléfono o contactos secos para la conexión de alarmas contra incendios o botones de pánico, en otros podemos incluso grabar algunos mensajes dando aviso a los vecinos sobre posible emergencias.

Cuadro de potencias de la R.15Coax y su presión sonora:

Tap de potencia Watts

Max dB SPL

120

117

60

114

30

111

15

108

Distancia:

Potencia

dB SPL Max.

Alcance metros

1

2

4

8

15

108

108

102

96

90

6 altavoces x 15 watts = 90 watts

Factor de perdida (cable) 20% = 18

Carga total= 108 watts

Montaje:

La bocina R.15Coax, incluye un herraje para sujetarse a un poste o pared, si ésta se sitúa a una altura de mínimo 4 metros, conseguimos una presión sonora máxima de 96 dB SPL, con la perilla de volumen del amplificador y, bajando una app a nuestro celular de sonómetro, podremos calibrar el sonido lo más cercano posible a las recomendaciones del SEMARNAT.

El ángulo al que colocaremos el altavoz deberá cubrir viéndola desde abajo a manera que sólo se dirija al piso y no a los condominios, así mismo en el área de juegos, gym al aire libre y zonas verdes.

El cableado, como ya lo indicamos, podrá ser calibre 14 para conectar todas en paralelo:

El modelo R.15Coax, con su acabado mate permite pintarla con el propósito de mimetizarla con el entorno, 100% intemperie.

El micrófono recomendado es uno de cuello de ganso, música grabada en WAV de preferencia y la responsabilidad del uso correcto del equipo. HT

Related Posts