Estamos iniciando un nuevo año y por supuesto que la evolución de los sistemas de cine en casa nunca termina. Aquí les muestro las tendencias que veo se van a dar mucho para este año. ¡Acompáñame a descubrirlas!

Simplicidad

Decía Leonardo Da Vinci: “La simplicidad es el último grado de sofisticación”, y es verdad. En este 2018 veremos que, cada vez más, los sistemas “Todo en Uno” -encabezados principalmente por las barras de sonido o soundbars- irán ganando terreno, poco a poco, a los sistemas tradicionales de receptor AV + bocinas surround. El cableado de bocinas surround siempre ha sido el Talón de Aquiles de los sistemas tradicionales de cine en casa porque la mayoría de las veces no tenemos una preparación en nuestras salas que comunique a través de las paredes/piso o techo la parte delantera del cuarto con la trasera. Es por ello que los sistemas que ofrezcan sonido surround “inalámbrico” serán más populares, sólo por este hecho. Si bien aún se necesitan tomas de corriente para alimentar los altavoces traseros, el simple hecho de no requerir un tramo largo de cable desde un aparato central, representa una gran ventaja para el usuario común y corriente.

Hacerlo simple no viene sin consecuencias y la principal es el detrimento en la calidad de sonido, pues un verdadero sonido envolvente, que también sea capaz de recrear los últimos formatos de descodificación digital, involucra no sólo el uso de un receptor AV sino también de un sistema de bocinas bien colocado y calibrado para brindar esta experiencia y, desgraciadamente, una barra de sonido no tiene aún estas capacidades.

 

La fuente principal: internet

Con mayor frecuencia encontramos que la fuente principal de los sistemas de cine en casa es un streamer -como un Apple TV o un Roku- desde donde podemos acceder a contenidos por internet. En el peor de los casos, la mayoría de las televisiones que se venden hoy tienen de forma nativa una app para ver Netflix y YouTube, que si bien no dan la mejor calidad de imagen y sonido, para el usuario promedio se ven y escuchan de manera aceptable, con la enorme ventaja sobre los sistemas de TV tradicional que se puede acceder al contenido que quiero ver en el momento que lo quiero ver, no supeditado a horarios ni a contenido que alguien más nos impone. Sin embargo, para que la experiencia de usuario “on-line” sea satisfactoria, es necesario hacer una inversión en la infraestructura de red de la casa y al menos actualizar los componentes proporcionados por los proveedores de internet. Un router más poderoso es esencial, sobre todo cuando todos en casa se la pasan descargando videos y, en muchos casos, la instalación de Access Points inalámbricos en ubicaciones estratégicas para asegurar 100% la cobertura inalámbrica en la casa, sería lo mínimo indispensable.

Un cine en casa multipropósito

Versatilidad es la clave. Para este año se prevé que muchos usuarios de cine en casa optarán por usar una sala multi-propósito, o como dirían los gringos un “media room”, donde un cuarto no únicamente se destine para ver películas o conciertos con sillones especiales, luz controlada, etcétera, sino que sea un espacio de interacción más familiar entre los habitantes de la casa donde convivan gamers, amantes de las películas, televisión convencional y la música por igual, usando el mismo sistema para estos fines. Los streamers y las actuales consolas de videojuegos serán el elemento central de estos sistemas, pues proveen una gran variedad de contenido tanto físico (CD’s, DVD’s, Blu-Ray’s y juegos) como por internet, ya que también ofrecen acceso a contenido online e incorporan Netflix y YouTube.

Así mismo, los sistemas de cine en casa que puedan integrarse fácilmente a un sistema de audio multi-habitación de forma inalámbrica -algo como lo que actualmente es posible hacer con Sonos- serán cada vez más populares. De igual forma, el uso de múltiples pantallas, es decir dos o más televisores en el mismo cuarto o bien una televisión convencional para el día a día que se “tapa” con una pantalla de proyección cuando hay un evento importante, es algo que más usuarios buscarán. Con tantas opciones de programación que existen hoy para escoger, en espacios como cuartos de juegos o bares, las personas buscarán tener más de una opción para mirar al mismo tiempo.

 

Conclusión

Si bien los sistemas de cine en casa tienden a simplificarse y el concepto del uso de un receptor AV como hub de entretenimiento parece un tema de obsolescencia programada, no puedo dejar de sentirme como años atrás en la era del MP3.

Las velocidades de internet, si bien actualmente se dicen de “banda ancha”, la verdad es que la mayoría de las redes caseras en México dista mucho de ofrecer la capacidad necesaria para al menos disfrutar una película en alta definición convencional 1080p, y ni se diga una en resolución 4K.

En el tema del audio, los últimos sistemas de sonido surround como Dolby Atmos, DTS:X o Auro 3D se escuchan fenomenales, pero la mayoría se quedó a lo mucho en el Dolby Digital 5.1 que tenemos desde finales del siglo pasado… ¡Y estamos ya en 2018! Parece que nos estamos perdiendo lo que la tecnología nos puede ofrecer actualmente, en cuanto a calidad de imagen y sonido. Los invito a mirar desde una perspectiva diferente al clásico “con que se vea y escuche está bien”, por algo como “quiero obtener la mejor imagen y sonido que mi presupuesto permita”.

Related Posts