Son las 9 de la noche y estamos reunidos en el Yaya´s Euro Bistro de Greenwood, Colorado, a unas cuantas millas del Denver Marriott Tech Center. Es el sábado 7 de octubre. Somos más de 15 personas celebrando el éxito de las bocinas Hellena en el Rocky Mountain Audio Fest (RMAF) y también brindamos a la salud por el cumpleaños del hombre que nos envolvió en su sueño: Francisco Jileta.

Ha corrido el vino Cabernet, Malbec y Pinot Noir, hemos devorado filete y salmón, las sonrisas inundan estas mesas escandalosas. Los meseros gringos no entienden porque tanta algarabía, pero no dejan de llenar las copas. Luego llega el pastel y entonamos las mañanitas. “Que mejor cumpleaños puedo pedir: estoy rodeado de mis hijos y de mis amigos y he cumplido este sueño”, nos dice el ingeniero Jileta. Está feliz. Luego empiezan las voces a entonar el corrido “El caballo cantador”; las risas no paran.

El sonido de las Hellenas ha cautivado a todo aquel que se ha detenido al ver las enormes cajas o los artilugios analógicos que se encuentran en los entrepaños de los racks. ¿Cuántas habitaciones del RMAF hacen sus presentaciones con cintas de carrete abierto? ¿Cuántos cuartos tienen al diseñador de las cajas acústicas, tornamesa, brazo de tornamesa y de la pastilla haciendo la demo? ¿Cuántos se atreven a complacer a los aficionados con una amplísima variedad de géneros musicales, incluso eclécticos, evitando a toda costa las sosas “grabaciones audiófilas”? ¿Cuántos ofrecen agua mineral, tequila y botanita?

¿Cuántas empresas pueden generar tantas emociones, tantas amistades y tantas sonrisas en su primera presentación oficial en un show de High End?

Sueños y metas

Pero los sueños sin planes, y sin ejecuciones, resultan sólo deseos. Traer unas bocinas mexicanas para mostrarlas en el show más importante del audio High End en los Estados Unidos nos parecía una locura cuando lo platicábamos a inicios de este 2017.

Luego, Francisco Jileta hizo un viaje al primer Japan Triode Meeting, organizado por Jean Hiraga, un evento internacional al que se acude sólo por invitación para 40 verdaderos fans del sonido de los bulbos. Su aprendizaje fue inconmensurable, pero también notó que su larga andanza en el High End no andaba equivocada. Su concepción sobre altavoces de ultra alta eficiencia, con grandes drivers y el uso de trompetas podrían revelar el sonido más natural posible. Y los amplificadores de bulbos con tríodos de muy baja potencia eran más que suficientes para “mover” los altoparlantes de las apenas concebidas Hellena.

A continuación vino el Munich High End Show y es allí cuando se dispara la idea y me la cuenta a detalle. “Te puedo decir que son muy pocas las bocinas que realmente emocionan, por más hermosas que sean, por más avanzadas que parezcan, la inmensa mayoría de las cajas y de los sistemas de audio no logran conectar con las emociones humanas”. El sueño ahora tiene una meta, a la cual nos hemos sumado varios personajes.

Paco Jileta tiene más de treinta años construyendo bocinas para él y para un puñado de amigos que han confiado y comprobado que la música necesita de altavoces de alto rendimiento. Seguidor de la filosofía francesa enarbolada por Gérard Chrétien, Jacques Mahul y Jean Hiraga (de la revista L’ Áudiophile), también está enamorado de los diseños de gabinetes japoneses, especialmente los Onken, y en su corazón audiófilo sabe que la bocina con reproducción musical más natural tiene nombre y apellido: Altec 604.

troy-audio

El equipo tapatío

Raymundo Hernández, audiófilo tapatío y sesudo ingeniero fue quien afinó la forma a las Hellena. Tras muchos dibujos, llegó a este monumental diseño. Una caja en cuyo interior hay dos cámaras, una para el poderoso woofer y otra para la bocina de medios, la famosa, eleocuente, emotiva, precisa y espectacular Altec 604. Sus mediciones le dieron la orgánica curvatura al gabinete. Además Raymundo es el artífice en la afinación meticulosa a la hora de posicionar las Hellena en el lugar debido. Y esto lo digo porque ustedes verán que el cuarto para demostración de estas majestuosas cajas es realmente pequeño (3 metros de ancho, 6m de largo, 2,40m de altura) y a pesar de las limitaciones, Raymundo ha hecho un trabajo fantástico, las Hellena suenan gloriosas a pesar del cuarto.

José Luis Inzunza es parte esencial de Troy Audio. Constructor. Ha ofrecido su talento y sus manos para hacer las Hellena paso a paso, con toda la paciencia de un maestro en su atelier. Cabe acotar que estas esplendorosas creaciones necesitan de múltiples hojas de madera haya rusa de 37mm, las cuales hay que cortar, darles tratamiento, pegar, ensamblar, barnizar, pintar. Paciencia de monje. José Luis lo hizo con sus manos, ayudado de la mejor maquinaria posible, pero bajo una concepción artesanal. Callado y entregado a su trabajo, hoy está orgulloso del resultado final.

Carlos Torres, amigo y consejero en las finanzas. Audiófilo con los pies en la tierra, sus palabras siempre nos bajaban de la nube. Buscador de soluciones, desenredador de nudos.

Juan Lozano, franco tirador o francotirador, siempre alentando pero siempre dando su punto de vista sincero sobre el sonido, la estética, la practicidad… Sus bromas siempre aligeraban las implacables juntas.

Álvaro Barba. Se subió al proyecto por amistad y por convencimiento. Nuestro fotógrafo a bordo, además mostró su lado humano siempre dispuesto a ayudar. Pieza clave en el desarmado de la habitación, esa tarea ingrata que nadie quiere hacer.

Jesús Ramírez. Creativo y sagaz compañero de andanzas de Paco Jileta. De oreja privilegiada y de gustos musicales muy amplios y honestos. La palabra que produce sonrisas y carcajadas, la anécdota que ilustra el camino.

Donato Garibay, el ingeniero de casa que se encargó de hacer las pruebas in-house, haciendo los circuitos necesarios, las pruebas de equipos y comparaciones de amplis de bulbos y estado sólido, para satisfacer los oídos del puñado de críticos tapatíos. Disposición total y entrega sin condiciones a su invaluable trabajo técnico.

Don Pepe Reynoso, amigo sincero, de oreja aguda, de vasta experiencia, singulares anécdotas y comentarios acertados sobre la música y las emociones. También hay que agradecer la amistad y consejo de Arnulfo de la Rosa, Jaime Ascencio, Oswaldo García y Don Antonio García.

La aventura global

Los viajes de Jileta en la primavera de 2017 trajeron novedades inesperadas. Japón, Alemania y Francia son los lugares a los cuales acudió para aprender de los demás, y conoció a gente clave que será determinante en esta locura:

Francois Saint-Gérand, un genio francés, coleccionista de vinilos y corazón de Ana Mighty Sound, una empresa que reconstruye y afina fonocaptores y que diseña pres de phono. Quien además fue el showman, el presentador de casi todas las gloriosas demos.

Santos Oropel “Santy”, un viejo lobo de mar de ascendencia filipina que sabe los vericuetos del mercado High End norteamericano. Conoce a todos y todos le respetan. Los periodistas lo buscan para saludarlo, los diseñadores le ofrecen siempre un abrazo. Twin Audio Video es su empresa en Colton, California.

Frank Schröder, entusiasta alemán del sonido analógico y creador del excepcional brazo para tornamesa que puso felices a cientos de escuchas que pasaron por el cuarto 5021 del hotel Marriot. Pero Frank no sólo hizo un brazo de tornamesa especial, sino que fue consultor, consejero y crítico de la aventura.

Steve Dobbins, personaje norteamericano (XACT Audio) que reconstruyó la famosa tornamesa Garrard 301 y le dio nueva vida gracias a muchos componentes y trucos, así como al excepcionalmente inerte plinth (base) que dejó maravillados a muchos.

Charles King a.k.a Stellavox, veterano estadounidense de las cintas y amante de las Open Reel quien fabricó un preamplificador, el Cello/King Head Amp, para la grabadora Sonorus. Su head-preamp hizo que la fantasía analógica fuese contagiosa. Además nos regaló momentos inolvidables con cintas de gran valor musical.

Alejandro Copado quien en su alianza con Obelisco, develó la nueva marca de muebles mexicana para audio High End: Silent Audio Racks que otorgaron la solidez necesaria a todos los equipos electrónicos. Imperdibles.

Jesús Trillo, audiófilo empedernido con gran sapiencia en tweaks y trucos para mejorar la experiencia sensorial. Diseñador tapatío de los resonadores (las campanitas) que aligeraron lo complicado del cuarto 5021. Sus creaciones restauran armónicos perdidos, amplían generosamente el soundstage y recuperan detalles.

“Tienes que creer en la gente”.

Eso me dijo el ingeniero Jileta cuando regresó de tierras extranjeras. ¡Qué difícil parece confiar en propios y extraños! Y sin embargo, qué gratificante resulta saber que la gente es buena y que se suma a tu proyecto.

Santy me lo explica a su manera: “Cuando yo les dije a los japoneses de Triode Corporation que pondría la electrónica (preamp y amplificadores) para el cuarto del señor Jileta en RMAF, me preguntaron sobre las bocinas Hellena, a lo que no pude contestar, pues en realidad solo había visto un dibujo de Paco en un hoja de papel, así se los dije a los japoneses; me contestaron: ¿eres tonto o qué? Tal vez lo sea, pero mi corazón me decía que podía confiar en el señor Jileta y a la distancia puedo decir que no me equivoque”.

Y es que Francisco explicó su idea sólo con palabras, las Hellena empezaron a construirse en noviembre de 2016 (con todo el expertise de más de 30 años construyendo bocinas), no había precedentes y, sin embargo, muchas voces y muchas manos se sumaron.

La decisión de presentarlas en el RMAF se tomó en junio del año pasado. De esa idea a la realidad pasaron 120 días complicados. Se compró y se instaló una máquina CNC, había que comprar la madera, importarla y almacenarla, comprar los drivers y los componentes del crossover que se mando a construir en Alemania con capacitores Mundorf Silver Gold, determinar el acabado, el color, mandar a hacer los crates para transporte, contactar a las empresas de logística, hacer los arreglos con la organización del RMAF, comprar tickets de avión, hacer las reservas de hotel y transporte, contactar a la empresa almacenadora en Denver, preparar el branding y el marketing, los textos, la fotografía, la página web, las redes sociales y hasta las camisas que nos identificarían como Troy Audio. Eso sin olvidar los litros de Tequila y los kilos de dulces “Glorias”.

Pero sobre todo, había que tener unas Hellena, que sonaran a cielo. Era lo único, lo primordial.

En el camino Troy Audio fue designado distribuidor de discos de vinilo, CD´s y cintas de carrete de la marca holandesa STS, así que también había que preparar el pedimento de estas joyas musicales.

Para el branding, el marketing, los catálogos y la web fue determinante la participación de Laura y Javier Jileta, hijos del ingeniero, que dejaron sus actividades laborales en San Francisco y Londres para ayudar en el gran compromiso. Además junto con Sarah, la hermana menor, se encargaron de la amistosa atención a los audiófilos, algo que dejó huella entre mucha gente que lo agradeció.

“Tienes que creer en la gente”… Esa frase hoy es parte de mi día a día. Esta aventura se dio gracias a la confianza de unos y otros, una comunidad que ahora se ve de una manera muy distinta a cuando fuimos presentados sólo por correo electrónico.

Un audiófilo norteamericano de San Diego, ya de edad avanzada se acercó y me dijo: “los felicito; ustedes los mexicanos son grandes personas y muy trabajadoras, no merecen el trato que se les da en este país y me da mucho gusto que hagan esto, que fabriquen cosas de calidad; Estados Unidos necesita de mexicanos como ustedes que apuesten por investigación y desarrollo, háganlo, sean ejemplo para otras empresas para que se animen a hacer productos de excelsa calidad”. Inspirador.

La montaña sagrada

El filme de Jodorowsky cuenta la historia de un vagabundo que conoce, a través de un alquimista y su asistente, a un grupo de siete seres superiores que representan cada uno a un planeta del Sistema Solar. Juntos emprenderán un viaje en busca de la Montaña Sagrada, con la intención de desplazar a los siete dioses que en ella habitan y convertirse en seres inmortales.

Después de largas jornadas llegan a la montaña y no encuentran más que tierra árida. Y es que lo importante no es la meta, sino el camino.

Esta era una de las reflexiones de Paco Jileta mientras nos enrollábamos en mil y una complicaciones respecto a las Hellena. “Lo importante, ya lo hicimos, el resultado habrá de darse”, me repetía. Yo por mi parte recordaba el poema de Cavafis:

“Cuando emprendas tu viaje a Itaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias

()

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos nunca vistos antes.

()

Ten siempre a Itaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Itacas”.

El caballo cantador

El cuarto 5021 del quinto piso del Denver Marriott Tech Center fue el más visitado en los alrededores. Troy Audio estaba flanqueado por grandes marcas como McIntosh, Magico y Bang & Olufsen. No recuerdo un momento en que no haya habido aficionados escuchando vinilos y cintas en el cuarto de Troy Audio y amigos. Aunque ocasionalmente se reproducía alguna joya ecléctica en el lector de discos compactos Metronome.

El caballo cantador -ese corrido famoso interpretado por Antonio Aguilar- pasa por los sistemas de este grupo de audiófilos cuando la felicidad invade. Y también se escuchó fuerte y claro en Denver, por supuesto ya pasado el horario del show el sábado que antecedía a la celebración del cumpleaños del ingeniero. El tequila hace estragos.

“Lo peor que puede pasarnos es que vendamos”, me dijo Paco Jileta un día antes de presentarnos en el show de Denver. Y como Troy Audio no está sustentada en la necesidad de ventas, sino en el genuino deseo de presentar creaciones magnificentes, el resultado cayó por su propio peso. Era satisfactorio ver como la gente salía maravillada del pequeño cuarto. Caras incrédulas, amplias sonrisas.. emociones a flor de piel. “Eso queríamos, eso buscábamos, eso hemos logrado”, me repetía Jileta.

Para cuando escribo esto, han llegado las primeras peticiones para compra de Troy Audio en Inglaterra, Estados Unidos y México. Las Hellena y las novísimas Paris (unas cajas más pequeñas con drivers de 12”) tendrán su segunda gran aparición pública en el Munich High End Audio Show de 2018.

Estamos ante una cajas acústicas que dependiendo del terminado, de la pintura, de los componentes del crossover (Mundorf o Duelund), va de los 100 a los 150,000 dólares.

Las razones para celebrar son muchas, pero más los retos para Troy Audio, que quiere y puede ser una empresa mundial que compita en el mercado de bocinas Ultra High End. Porque ahora ya hay antecedentes, ya hay un nombre y ya hay compromisos. “Lo peor que puede pasarnos… ya sucedió”.

Troy Audio, La Emoción Musical.

El cuarto 5021

Bocinas: Hellena by Troy Audio

Racks: Silent Audio Racks

Amplificador de potencia, dos TRX-P3M, Triode Corporation

Preamplificador, TRX-3, Triode Corporation

Grabadora de carrete abierto, Sonorus PR-99

Tape head amp, Cello/King, Charles King

Open Reel Tapes, STS

Tornamesa Garrard con plinth Steve Dobbins

Brazo, Frank Schroder

Fonocaptor y pre de phono, Ana Mighty Sound

CD player, Metronome CD8s

DAC, DiDiT High-End

Cables, Zonotone Japan

Resonadores, J.Trillo

LO QUE DIJERON DE TROY AUDIO

Stereophile

Sunday with Herb

Herb Reichert

Fue muy agradable ver, abrazar y charlar con mi amigo francés François Saint-Gérand (y su nueva esposa, Ana, quien cada vez que nos encontramos renueva mi fe en la Fuerza de la Vida que nos puso a todos aquí). La compañía de François, Ana Mighty Sound, fabrica cartuchos fonográficos de bobina móvil -su último modelo es el TNT 15 (precio a petición)- que suenan siempre electrificantes. Hoy en día, el TNT 15 se montaba sobre un brazo Schröder personalizado (también precio a petición), montado sobre una tornamesa Garrard 301 restaurada y mejorada (y muy bella) de época (precio bajo demanda).

También se usaba el diminuto diseño de tornamesa Frank Schröder, pero con motor de parapente pesado y propulsor de banda (6000 dólares). Lo escuché tocar sólo dos discos, pero eso fue más que suficiente para mí para reconocer la belleza su suprema calidad. Parecía más vivo, directo y preciso que el Garrard 301 sentado detrás de él.

El producto más nuevo de Ana Mighty Sound es el preamplificador Le Phono de 3600 dólares, que enviaba la señal a un preamplificador de nivel de línea TRX-1 de Triode Corporation (3000 dólares) y un amplificador a bulbos TRX-P3H (6500 dólares) también de Triode, impulsando los nuevos altavoces Troy Audio Hellena (100,000/par). Las interconexiones, los cables de potencia y de altavoces eran de la venerable empresa japonesa: Zonotone.

Los altavoces Hellena de Troy son gigantescos, brillantes, de 330 libras y cuatro vías. Emplean nuevos drivers de Altec y Fostex y son hechos en México por el viejo amigo de François, y el apasionado dueño-ingeniero de Troy, Francisco Jileta.

Escuché algunos discos extraordinarios como el Cantando de Dom La Nema (François tiene el mejor gusto musical del mundo), y todos sonaban naturalmente vigorosos, melodiosos y brillantes. La velocidad transitoria y el tono instrumental estaban allí en buena medida, pero no podía escapar notando una octava superior ligeramente áspera. Cuando Francisco me preguntó si 100,000 dólares era un precio demasiado alto, me reí pretenciosamente, y le dije al señor Jileta: «¡Deberías mejorar el tweeter y doblar el precio! Frunció el ceño severamente. Luego más abrazos y besos (en ambas mejillas) para todos, y de vuelta a los pasillos (tenía más de 100 habitaciones por cubrir.)

6moons

RMAF 2017 por Steve Marsh

Después de un paréntesis de dos años, fue bueno volver a Denver y comprobar el pulso del mundo de audio de gama alta.

Por lo que vi, la asistencia fue muy buena, con sorprendentemente más jóvenes entusiastas que yo había visto en años anteriores. Yo seguía siendo el lobo solitario de 6moons en este show, así que en lugar de intentar la tarea hercúlea de escribir todas las habitaciones, vuelvo a informar sobre las habitaciones que se destacaban por su calidad de sonido, valor o alguna otra razón a mi discreción. Disculpas a los expositores que no cubrí.

Este año, busqué en los pasillos con mi novia Michele y mi amigo Phil Karlin de la Sociedad de Audio de Connecticut. Phil es amigo de uno de los expositores de la sala Troy Audio y además había visto una vista previa de la sala en un post de Facebook, así que los dos queríamos visitarlos. 

Los altavoces Helena de Troy Audio ($100’000/par) emplean versiones modernas de Great Plains Audio en unidades dúplex Altec 604 vintage.  El fabricante mexicano Francisco Jileta incorporó el dúplex 15” 604-8K-III con un woofer de 15” 416-8B y un tweeter de compresión Fostex, todos con imanes de alnico.

Este altavoz fue aparentemente terminado justo antes de la función. Era bastante imponente,de unos cinco pies de alto y pesando ~330lbs cada uno.

Triode Corporation suministró el preamplificador TRX-3 y los amplificadores TRX-P3M 300B (monobloques paralelos 300B de 20W). Los altavoces superan la sensibilidad de 100 dB, por lo que los amplificadores no tuvieron ningún problema para manejar a todo el rango. Las fuentes incluyeron un tocadiscos Garrard 301 con plinth de Steve Dobbins y brazo Schröder CB, un fonocaptor TNT15 Evolve MC Ana Mighty Sound TNT15, una grabadora Sonorus PR-99 con amplificador de cabezal de cinta Cello/King, un reproductor de CDs Metronome CD8s con DiDiT DAC SE. Los cables eran de Zonotone, un nombre nuevo para mí.  

François Saint-Gérand representó los cartuchos de Ana Mighty Sound y tuvo la amabilidad de mostrarme una serie de fotos en su teléfono celular que mostraban su procedimiento de reparación de cartuchos paso a paso. Trabajan en muchas marcas diferentes y las fotos sugirieron el trabajo fino.

François mostró un gran entusiasmo por su trabajo y disfruté mucho su estilo entretenido mientras él dirigía esta sala. En un momento dado, grabó un disco y murmuró en voz baja “veamos si esto saca a la gente” en broma traviesa. Me reí a carcajadas mientras veía que sus selecciones musicales eran bastante atractivas. El sistema mostraba una buena dinámica y equilibrio tonal y el cartucho de François mostraba muchos matices.

Poseedor de un par de 604B Duplex vintage, soy un fanático de los Altecs vintage y me gustó lo que escuché. Aunque los drivers Altec están diseñados para limitar la dispersión a 60° para el monitoreo, por lo que las reflexiones de la pared lateral son menos problemáticas, me encantaría escuchar lo que esto podría hacer en una sala más grande donde se podrían tocar más alto. Por último, pero no menos importante, todos los expositores de esta sala eran gente verdaderamente simpática y volví varias veces tanto por el sonido como por la atmósfera acogedora.

Stereo Times

Por Clement Perry

Una vez oí a alguien decir: “El camino hacia la verdadera felicidad sonora rara vez es recorrido por las multitudes”. Ávido amante de la música y fundador de Troy Audio, Francisco Jileta acredita con la misma convicción a los legendarios gurús del audio, Jean Hiraga y Gérard Chrétien de la revista francesa L’ Áudiophile en 1977. Con la idea de los amplificadores de tubo de baja potencia o de estado sólido pueden alimentar altavoces ultra sensibles de gran tamaño. Es a partir de este histórico concepto que se creó el altavoz de Troy Audio, Hellena ($100.000). El Hellena, voluminoso pero bien contorneado, utiliza un woofer de 16”, una bocina de 16” y un tweeter de compresión de alta frecuencia situado a cada lado de su brillante piano exterior.

He tenido el lujo de escuchar la electrónica de Jean Hiraga en Munich en 2009 y escribí de mi experiencia escuchándola con los equipos suizos de Audio Consulting. Siempre que escucho el nombre de Jean Hiraga, mis oídos empiezan a sudar. Puedo anticipar que algo muy especial está a punto de suceder. Aunque Jean Hiraga no estuvo aquí y no construyó estos altavoces, los Hellena tienen un sonido que simplemente suena vivo.

Las Hellena se instalaron en una habitación demasiado pequeña para estos altavoces de 3 vías de gran tamaño pero muy atractivos. Cuando le pregunté a Jileta sobre la sensibilidad, me contestó que eran “más de 100 dB”, lo que me dijo lo suficiente, particularmente cuando los vi alimentados por el nuevo par de amplificadores mono TRX-P3M de 20 watts de Triode Corp TRX-P3M.

Sin ni siquiera darse cuenta del volumen, la música brotó con una calidad que sólo puedo describir como especial. Lo más sorprendente de todo fue el equilibrio espectral a pesar del tamaño de las Hellena.

El balance de las Hellena fue notable, teniendo en cuenta lo lento y pesado que era el bajo en otras habitaciones usando altavoces de sólo una fracción del tamaño. Pensaba que un amplificador de 20 watts no iba a reproducir mucho bajo o crear problemas, pero al mismo tiempo, el bajo tampoco se sentía tímido. No sólo fue preciso y afinado el bajo, sino que además fue potente y afinado, creando una conexión perfecta con la música una y otra vez. La fuente era enteramente de vinilo durante mi estancia de 90 minutos…

Sí, me quedé atascado tratando de averiguar lo que estaba pasando en esta habitación. El sonido general fue bastante increíble no sólo por un aspecto sónico, sino también por los componentes. Me consideraría algo sabio con respecto a los nombres de los fabricantes, sin embargo, había nombres aquí que nunca había oído hablar. No habría importado si el sonido fuera olvidable. Pero como era tan encantador, necesitaba saber quiénes eran.

El resto del sistema estaba compuesto por una grabadora de carrete Sonorus, un amplificador de cabezal de cinta por Cello/King por Charles King y STS cintas de carrete abierto. También se estaba utilizando un preamprilificador triodo TRX-3 de Triode Corp. Junto a la tornamesa Garrard, reconstruida sobre un plinth de Steve Dobbins y equipada con un brazo de Frank Schroder.

No recuerdo haber escuchado digitalmente, pero en caso de que alguien lo hiciera, habría sido a través de un reproductor de CD8s Metronome y DiDiT High End DAC. Finalmente, los cables fueron hechos por una compañía llamada Zonotone mientras que la habitación fue ajustada usando Resonadores por J. Trillo. Sí, son muy parecidos a los que Franck Tchang trajo al CES hace muchos años. Por supuesto, habrá otra oportunidad para mí de escuchar los altavoces de Troy Audio Hellena. Con suerte, el lugar tampoco estará en condiciones de exhibición. Me imagino cómo sería esto, ya que incluso aquí, en estas duras condiciones, el sonido era absolutamente estelar. 

Amirm

https://audiosciencereview.com/

Altavoces Troy Audio. Esta fue una visita repetida como mencioné anteriormente. Esta vez me sacaron la alfombra roja, me pusieron cinta adhesiva, me dieron el contenido que quería y charlé con el presidente. Muy, muy buenos amigos. Como señalé, las Hellena son tuyas por $100,000 dólares (entrega incluida). Usan drivers de Altec Lansing/Western Electric y por lo tanto tienen un sonido a la antigua usanza que era una buena combinación con el contenido creado en esa época.

TitaniumTroy

Troy Audio, no sé nada de los altavoces del tamaño de la nevera. Sin embargo, ¡el nombre de la empresa es simplemente fantástico!

James Edward

Sólo algunos pensamientos, este fue mi cuarto año y algunas cosas parecen constantes:

1. Hay una correlación prácticamente nula entre coste y sonido que me atrae.

2. Para mis humildes oídos, los sistemas más simples suenan mejor. Cuando digo simple, estoy hablando de un tocadiscos, CD o cinta como fuente. No los sistemas bi o tri amplificados, y otras manías exóticas demasiado numerosas para mencionar. No estoy tanteando el concepto, pero parece que un sistema complejo tarda semanas en funcionar correctamente.

3. La gente acude a las habitaciones que están tocando música de verdad, no basura de audiófilos. Y se quedan un rato más. Hay un sentimiento palpable de alegría cuando alguien ofrece The Doors, Cat Stevens, Enigma, Ray Charles, Nat King Cole, Frank Sinatra, etcétera, etcétera, etcétera. Creo que la música más difícil de audicionar es la clásica, ya que lleva más tiempo llegar a donde se quiere ir, y los pasajes silenciosos están abrumados por el ruido del espectáculo. Pero eso es como nuestras reuniones del club…

5. Sé que esto es estrictamente una decisión personal, pero combinando los números 2 y 3, no me conecto con la música que toca un tipo que camina por ahí con un iPad. Pero eso también se relaciona con el audio controlado por computadora, que no me atrae.

Dicho todo eso, algunos de mis sonidos favoritos provenían de un altavoz recién llegado, Troy Audio. El modelo era el Hellena, un altavoz muy grande basado en el driver Altec 604. Fueron alimentados por amplificadores Triode, un reproductor de CD Metronome, y una tornamesa cuyo nombre no recuerdo. Felicidades a todos.

Mike Lavigne

Miembro Patrocinador [Miembro Fundador de WBF]

http://www.whatsbestforum.com/showth…l=1#post472608

Troy Audio.

Nunca los había oído antes, pero… ¡Wow!

Nada barato, pero tiene un extremo superior súper suave y extendido. El sonido bastante sofisticado y realmente disfruté hablar con el diseñador Francisco Jileta y su hijo Javier. Esta es una marca, construida en México, que estaré apoyando.

He subido más fotos de Troy Audio y he borrado una. Altavoces grandes, poco espacio, poca luz y sin flash, (se me olvidó el monopode de mi habitación) en mi Leica. Alguien preguntó detalles, lo siento… no puedo recordar pero volví dos veces y escuché. Una habitación tan pequeña que no fue capaz de mostrar completamente sus verdaderos colores. Es difícil ver dónde uno puede equivocarse aquí; muy eficiente, necesita alrededor de 20 watts o así (y quizás mucho menos en una habitación de tamaño medio).

Las voces que escuché son competitivas con lo mejor que he oído en cualquier lugar.

No hay razón por la que este altavoz no pudiera hacer música a gran escala muy bien.

Estas bocinas se está volviendo muy deseadas.

Hellena

Es una caja que internamente cuenta con dos cámaras acústicas separadas, una aloja al poderoso woofer de 16” y la otra acomoda a una de las mejores bocinas jamás fabricadas, la unidad Duplex 604 con cono de papel de 16” y un driver de compresión y trompeta, para el extremo agudo, Hellena dispone de un transductor Super Tweeter de ultra alta frecuencia.

Creemos que la respuesta de una unidad debe considerarse por su tonalidad, esa característica que distingue un driver de otro con idénticas especificaciones. Para nosotros, la calidad sonora, la textura y el timbre están por encima de las medidas de laboratorio.

El crossover está fabricado bajo estrictas especificaciones en Alemania con puntos de cruce obtenidos por experimentación. En este crossover empleamos condensadores Mundorf Silver Gold  y embobinados sobre núcleo sólido que permiten tener ajustes de hasta 0.5 dB´s en medios y agudos, sin afectar el comportamiento del woofer. Después de experimentar con diversos crossovers, seleccionamos la mejor curva de atenuación de acuerdo a la escucha de la imagen sonora, esta idea de selección de frecuencias y curvas de atenuación nos genera una amplia riqueza de frecuencias supra y subarmónicas que enriquecen el cuerpo de todo el espectro sonoro.

En cuanto a la caja, estamos usando madera marina del Báltico de Haya ruso en todas las paredes del gabinete, así como en el refuerzos internos. Finalmente aplicamos una chapa mate o brillante de acuerdo al gusto del cliente; tenemos colores y texturas clásicas y vanguardistas, a elegir, incluso con acabados de pintura automotriz.

Para la unidad Duplex estamos usando una caja sobredimensionada. Aunque la teoría dice que un cajón no debería influir en la respuesta de los medios, nuestros experimentos concluyeron lo contrario: un recinto grande generaba voces y cuerdas mucho más limpias y transparentes y mayor cuerpo, pero más allá de eso, con el cajón grande para midrange obtenemos una imagen sonora amplísima. Nuestra concepción va contra el paradigma clásico, pero estamos seguros que el resultado sonoro lo justifica sobradamente.

Nuestras bocinas Hellena están fabricadas a mano, con toda la paciencia para obtener una caja robusta y perfecta. Ocupamos los mejores diseñadores y ebanistas mexicanos para entregar una bocinas que reproducen la música con un realismo mágico insospechado. Nos interesa que usted se emocione al escucharlas tanto como nosotros al crearlas.

La huella sonora

Nos hemos preocupado por combinar unidades con el mismo tono y carácter. Nuestra intensa búsqueda encontró que las adecuadas unidades que cumplen con nuestras exigencias. Es así como ofrecemos Hellena, una caja acústica con una excepcional y única huella sonora.

Nula fatiga acústica

Utilizamos una concepción en la que se favorece la interacción de los drivers y una gran capacidad de reproducir las frecuencias en la gama completa. Tenemos una configuración que nos permite optimizar las cualidades de cada uno de los componentes y obtener un excepcional Acoplamiento Tonal.

Este concepto de tono es muy importante para nosotros. Si bien los grandes fabricantes se limitan a tener un marriage entre componentes ajustado electrónicamente, nosotros pensamos que la armonía tonal es algo que debe de estar íntimamente ligado a la construcción y operación de los componentes reproductores.

Las correcciones electrónicas traen sus propios problemas que no permiten una tersa y agradable reproducción sonora. La facilidad de reproducción tiene que ver con la calidad y características del sonido de los altavoces que tengan parámetros numéricos y cualitativos de una gran similitud.

Todo lo anterior nos lleva a afirmar que en nuestras cajas Hellena, las discontinuidades son mínimas.

El problema de las discontinuidades (por culpa de múltiples cortes de frecuencia abruptos) generan efectos psicoacústicos, puesto que el cerebro recurre a la memoria “rellenando” con sonidos inexistentes. Esto produce fatiga acústica. En Hellena no sucede eso. Nuestras bocinas pueden escucharse por largas horas para el deleite auditivo de sus afortunados poseedores. HT

Related Posts